Los avestruces valen lo que pesan y en Puerto Tejada no desperdician ni sus huesos

Los avestruces valen lo que pesan y en Puerto Tejada no desperdician ni sus huesos

Se elaboran botas cuyo costo en el mercado alcanza los 800.000 pesos y se elabora jamón empacada al vacío, la libra se comercializa en 50.000

01 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Vienen de África, entraron por Canadá, pasaron a Ecuador y de ahí a Puerto Tejada, en el norte del Cauca. Hace dos años llegaron 30. Hoy, son 160 los avestruces que empiezan a dar más que carne y huevos.

Con su piel de dos metros cuadrados empezaron a elaborarse botas, salen cuatro pares y de los bordes alcanza para las billeteras. Este calzado puede comercializarse en 800.000 pesos y México es uno de los mercados objetivos. Pero es una producción que apenas comienza, primero hay que afianzar la cría de estas aves.

En Villa de Leyva está el otro criadero que también aprovecha la piel del avestruz.

En el de Puerto Tejada no se desperdicia nada. Ahí se ofrece desde el aceite hasta los huesos del avestruz. Además, hacen jamó  n y salami con su carne roja y con el hígado, que por lo pronto se frita, se proyecta producir patés.

El litro de aceite cuesta 350.000 pesos y de un ave pueden salir de dos a cuatro litros. En la región lo utilizan para reducir la inflamación de las bolsas bajo los ojos, para humectar la piel, para masajes terapéuticos y contra la pañalitis.

La libra de carne la comercializan en 20.000 pesos. Félix Nolberto Jiménez, quien acaba de ser elegido como el mejor chef del Valle, participará en Bogotá por el título del mejor chef del país con un filete de avestruz en salsa de yogurt, adobado con mostaza antigua y semillas de amapola.

"No sacrificamos mucho animal, estamos en un proceso de investigación que conducirá hacia la comercialización", dice Aldemar Valderrama, el gerente de la granja en Puerto Tejada.

Un huevo, que alcanza para 20 personas, cuesta 25.000 pesos, pero si se trata de un huevo para incubar su precio se eleva a 100 dólares. El problema es que en la región no hay incubadoras.

Los cascarones partidos de los huevos que quedan después del nacimiento del ave se venden a 20.000 pesos el kilo. Con ellos los artesanos del Cauca y el Valle elaboran aretes y collares y con las plumas se hacen plumeros especiales para limpiar computadores.

Un negocio competitivo
La ventaja del avestruz es que se adapta a diversos climas. Puede estar en planicies áridas o en zonas muy lluviosas. En Colombia hay criaderos en el Meta, Huila, Boyacá, Valle, Cauca, Quindío, Cundinamarca y Córdoba.

Alimentarlos no es problema. En el criadero de Puerto Tejada los acostumbraron al matarratón, nacedero, alfalfa, estrella y maní forrajero. Una desventaja es que estas aves se estresan con facilidad y son presa fácil de las avionetas.

Pero también hay muchas ventajas. La incubación tarda 42 días, los años reproductivos son 40, se pueden tener 25 críos por año y se obtienen 1.050 kilos de carne. En el Valle y en el Cauca tratan de incentivar la cría como alternativa frente a la ganadería.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.