Atentados en Bogotá y Villavicencio se realizaron con la misma 'receta' de explosivos

Atentados en Bogotá y Villavicencio se realizaron con la misma 'receta' de explosivos

Este hallazgo refuerza la teoría del Gobierno con respecto a que las Farc pusieron el carro bomba que estalló hace dos semanas en la Escuela de Guerra, en la capital de la República.

31 de octubre 2006 , 12:00 a.m.

Los tres hechos en los que se encontraron patrones similares son los siguientes:

  • 24 de mayo del 2006: Dos cilindros bomba lanzados en Villavicencio contra la VII Brigada que caen en un potrero. No hay heridos ni muertos. El hecho es atribuido a las Farc. El explosivo hallado es R-1, con rastros de nitrato de amonio y aluminio.
  • 19 de octubre del 2006: Un carro bomba estalla en la Escuela Superior de Guerra (en Bogotá) y deja 25 heridos. Según los expertos, también se usó R-1 con un sistema de bolsas de aluminio, igual al caso anterior.
  • 28 de octubre del 2006: Estalla un taxi bomba frente a la VII Brigada. Mueren el conductor del vehículo y un soldado, y cuatro personas resultan heridas. Se hallan los mismos elementos explosivos de los dos ataques previos. Eran 50 kilos de R-1.

Bolsas especiales, fabricadas en aluminio con el fin de eludir a los perros antiexplosivos, son uno de los ingredientes que se repite en las tres bombas.

Aunque estaba confirmado que en el ataque del fin de semana en Villavicencio y en el de Bogotá se había usado el explosivo R-1, los expertos del DAS debían analizar con más cuidado los restos para determinar si quien lo fabricó usó el mismo método.

Y eso fue exactamente lo que encontraron ayer. "En los tres atentados había rastros de nitrato de amonio y de aluminio, y evidencias de una misma clase de hidrocarburos, que pueden usarse para elaborar el R-1", señaló un investigador.

Esa 'receta', que es como la huella digital del fabricante artesanal de la bomba, y una nueva conversación telefónica interceptada a dos presuntos miembros de las Farc, refuerzan la tesis del Gobierno de que la guerrilla está detrás de este caso y del ataque a la Escuela Superior de Guerra.

"Hablaban de detonar bomba"

La conversación interceptada le permitió a la Fuerza Pública saber la noche del sábado que una amenaza de bomba pesaba sobre Villavicencio. El problema era que no tenía idea de dónde exactamente iba a estallar ni de cómo estarían camuflados los explosivos.

Solo a eso de las 8:00 p.m., cuando el taxi explotó al frente de la brigada, las autoridades se enteraron de cuál era el blanco.

La confirmación de que un ataque terrorista se estaba planeando contra la ciudad se consolidó unas dos horas antes en un 'centro de escucha', lugar donde los organismos de inteligencia rastrean comunicaciones.

El operador de ese centro se comunicó con su superior para contarle lo que acababa de escuchar entre dos presuntos guerrilleros: "Estaban planeando algo (no estoy seguro sobre si era planeando o discutiendo, pero me inclino por planeando), detonar una bomba en Villavicencio. Entonces, dijeron que algo debía ocurrir cerca de las 5:30. Algo parecido a reunirse con la bomba (...)".

El general Guillermo Quiñónez, comandante de la IV División, con sede en Villavicencio, le dijo a EL TIEMPO que sí recibió esa información a las 6:00 de la tarde, pero que no había datos precisos. "Lo que hicimos fue ponernos en alerta en las guarniciones y tratar de averiguar más información", añadió.

BOGOTÁ Y VILLAVICENCIO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.