Falleció la madre del ex capo del narcotráfico colombiano Pablo Escobar

Falleció la madre del ex capo del narcotráfico colombiano Pablo Escobar

Hermilda Gaviria murió en la madrugada del jueves, en Medellín, víctima de una complicación de diabetes, informaron fuentes médicas y familiares.

27 de octubre 2006 , 12:00 a.m.

La mujer, de 89 años de edad, había sido internada en la clínica Las Vegas, tras agravarse su enfermedad, según portavoces del centro médico.

Ella era una de las pocas personas que jamás dejó de defender al peor criminal de Colombia en el siglo pasado: al fin y al cabo, Pablo Escobar Gaviria era su hijo.

Pese a la historia criminal de su hijo, ella jamás dejó de considerar que fue víctima de una injusticia. Aún en los escenarios más críticos siempre sostuvo que Pablo era una persona religiosa y bondadosa.

Nicolás Escobar Urquijo, uno de sus nietos, dijo que Hermilda "penó 16 años un dolor que duele más que el dolor físico, que fue el dolor de sentimiento, dolor de corazón". Recordó que su abuela visitó su tumba a diario, en medio de la aflicción que le produjo la muerte de Pablo, en un enfrentamiento con la policía en Medellín.

Hace apenas tres años encabezó en el cementerio Jardines Montesacro una ceremonia de conmemoración de los 10 años del fallecimiento del jefe del Cartel de Medellín. Pablo fue el segundo de los seis hijos del matrimonio de Hermilda con Abel Escobar.

Esta mujer trabajó como profesora en zonas rurales de Antioquia. Un biógrafo del capo la describe como una persona ambiciosa, educada e inusualmente capaz para la época que le tocó vivir, además de ser una de las pocas personas que realmente influyó en Escobar.

Doña Hermilda se constituyó en benefactora de obras sociales del barrio que Pablo creó a finales de los ochenta y había luchado, sin suerte, porque la Arquidiócesis de Medellín reconociera la parroquia El Niño Jesús de Praga, construida con dineros de su hijo.

"Tengo dos camisas de Pablo y duermo con ellas debajo de la almohada. Yo no creía que era criminal ni lo he creído nunca. A mí nunca me avergüenza ser la mamá de Pablo", dijo alguna vez Hermilda Gaviria.

Escobar dominó el tráfico de cocaína hacia Estados Unidos en los años ochenta y hasta su muerte el 2 de diciembre de 1993, tras ser abatido por un comando especial de las Fuerzas Armadas colombianas apoyado por autoridades estadounidenses.

Aquella noche, en las puertas de Medicina Legal de Medellín reinaba cierta confusión, pero una voz femenina fuerte y decidida se abrió paso: "Déjenme entrar que yo soy su madre". Era Hermilda Gaviria, que será sepultada hoy en el cementerio Jardines Montesacro, el mismo donde se encuentra sepultado Pablo.

Con información del diario HOY, AFP y AP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.