Secretario de Gobierno de Buenaventura fue liberado 2 horas después de que Uribe ordenó su detención

Secretario de Gobierno de Buenaventura fue liberado 2 horas después de que Uribe ordenó su detención

Analistas cuestionan si la decisión del mandatario pudo haber afectado las pruebas, al revelar públicamente que el funcionario habría intercedido en favor de narcotraficantes.

26 de octubre 2006 , 12:00 a.m.

El funcionario, Adolfo Chipantiza, fue llevado por petición del presidente Álvaro Uribe ante un juez -por supuestamente haber intercedido por narcos ante un militar-, fue destituido de su cargo y fue dejado libre porque el juez porque aún no había una denuncia oficial.

Todo se inició a eso de las 9:15 de la mañana, cuando Uribe realizaba un Consejo de Seguridad en el municipio. Ya había transcurrido una media hora de la reunión, cuando el Presidente se levantó, tomó el micrófono y dijo estas palabras: "Este país ha sufrido muchísimo por la delincuencia, por el narcotráfico. Señor secretario de Gobierno: usted es indigno de ejercer sus funciones.
Usted visitó hace pocas noches a un alto oficial a pedirle que cambiaran una coca. El Gobierno no puede dar esta batalla cuando una persona de un cargo tan importante, como usted, le falta a la Patria".

El auditorio quedó mudo. Chipantiza solo lo miraba atónito desde la segunda fila de sillas del lugar.

Luego Uribe le pidió al comandante de la Brigada Fluvial de Infantería de Marina Número Dos, capitán de Navío Héctor Pachón, que contara lo que minutos antes le has había dicho a él y al ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

De inmediato, Pachón pasó al frente y relató lo siguiente: "El 17 de octubre recibí una llamada a las 12 de la noche del señor secretario solicitando hablar conmigo urgente sobre una situación que se le había presentado. Le dije que por favor fuera a mi casa.

Llegó a los 14 minutos y de inmediato me abordó proponiéndome que hiciéramos el cambio de una droga que habíamos acabado de incautar para evitar que se presentaran unas muertes y algunas amenazas".

Y añadió: "Me propuso que aliviáramos la presión a esta ofensiva que estamos haciendo del narcotráfico y dejar algunas áreas descubiertas, seguramente para traficar con droga. Lo único que atiné fue a retirarlo de mi casa".

Los asistentes, entre los que estaban el gobernador del Valle, Angelino Garzón y el alcalde del municipio, Saulo Quiñones, no podían ocultar sus rostros de rechazo ante el secretario.

Acto seguido le pidió a delegados del DAS, que cumplen funciones de policía judicial y que estaban presente en el recinto, conducir a Chipantiza ante la justicia. El funcionario no opuso resistencia y salió rumbo a un juzgado de garantías, que resuelve la legalidad de las detenciones en el nuevo sistema penal oral.

Mientras el alcalde Quiñones lo destituida, el funcionario explicaba que todo era una mentira. Al final el juez, lo dejó en libertad por que no existía una denuncia formal en su contra, pero señaló que será investigado por favorecimiento tráfico de influencias.

El hombre, quien dijo que su caso es "otro falso positivo de la Fuerza Pública", permanecía anoche aparentemente tranquilo en su residencia a la espera de que el capitán Pachón lo denunciara.

En medio del escándalo, la preocupación de algunos en la Fiscalía es que la decisión de Uribe de revelar públicamente la prueba en contra de Chipantiza (su testimonio) sin haberla entregado antes a un juez, como debe suceder en el sistema oral, afecte el proceso.

"Lo primero que debió hacer el oficial -indicó una fuente del organismo-tan pronto conoció los hechos era ir a la Fiscalía o a la Policía Judical a denunciarlos. Ahí la Fiscalía habría podido iniciar las idagaciones y de encontrar evidencias habría tenido que ir ante un juez de garantías y presentarle las pruebas para que ordene la captura".

Sin embargo, lo que hizo Uribe puede estar dentro de una figura que se llama captura administrativa, "que la puede promover cualquier ciudadano si tiene conocimiento de que otra persona incurrió en un delito y puede evadir la justicia", añadió la fuente.
Pero en todo caso, se requiere la presentación de evidencias para procesarlo.

Salidas inesperadas del Presidente

Al término de un consejo comunitario, realizado en abril del 2004 en Quibdó, ordenó la suspensión temporal de una ARS, el allanamiento de las sedes de otras siete y la protección de los testigos que habían declarado en ese caso.

Dos días después, en un consejo en Yopal (Casanare), pidió que antes de terminar el día se suspendiera a una ARS que prestaba servicios en la región, por sus aparentes vínculos con 'paras'.

Siete meses después ordenó hospedar al ex guerrillero de las Farc alias 'Julián' y a su familia en la suite de un hotel de cinco estrellas, como premio por haberse entregado después de haber
huido de la Fiscalía. El ex guerrillero terminó en la cárcel.

"Eso tiene que ser muy serio. Preste la coca y tome la platica ; como en la feria: preste el marrano, tome la plata". Con esto anunció la compra de la coca a cultivadores del sur del Meta.

El mes pasado Uribie impartió instrucciones a la embajada en India para negociar la liberación del colombiano Diego Rojas, quien en ese momento estaba en poder de extremistas islámicos en Afganistán. Después, en un comunicado, Palacio 'acomodó' las cosas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.