Aterciopelados terminó su sexto disco compacto oficial, 'Oye'

Aterciopelados terminó su sexto disco compacto oficial, 'Oye'

Es su primer trabajo luego de un receso de tres años, durante el cual Andrea Echeverri hizo un disco como solista y le produjo uno a su madre. Héctor Buitrago, por su parte, hizo el suyo como solista.

07 de octubre 2006 , 12:00 a.m.

'Oye' revive el sonido del Aterciopelados primigenio, el que los dio a conocer en toda América Latina con 'Eldorado', el disco que traía Bolero falaz y Florecita roquera.

El proyecto fue gestionado por la empresa Entrecasa, cuya sede está ubicada en el tradicional barrio de Teusaquillo, en Bogotá. Para encontrarla no se necesita la dirección; un coro de querubines de colores adorna el porche de la entrada.

Angelitos y rosado es una combinación que en Bogotá solo sabe lucir Andrea Echeverri, la otra mitad del grupo de rock colombiano más importante de los últimos años.

Andrea y Héctor son la simbiosis perfecta en un medio donde los egos suelen hacer saltar por los aires a las mejores bandas. En su caso, como dice Andrea, "el éxito ha sido el suficiente para que no se convierta en problema".

Con eso quiere decir que, a pesar de que la gente los reconozca en la calle, su vida es tranquila y llena de las trivialidiades de cualquier mortal.

A su alrededor no hay nada fashion, ni muebles de diseño, ni ropa de marca, ni mayordomos, ni servicio doméstico. De hecho, en Entrecasa, es la misma Andrea la que abre la puerta y la que está pendiente de la bebida para las visitas.

Tampoco hay espacios secretos, es la transparencia la que proteje la intimidad de Aterciopelados. De no ser por el colorido sentido de la decoración que tiene Andrea, austeridad sería el adjetivo para describir la rutina del dúo.

Predomina el rosado, pero nada más, no hay equipos de última generación, es más, el televisor de Echeverri es uno de esos pequeñitos de 14 pulgadas con más de 10 años de uso.

Nada es prefabricado y eso es lo que hace de Aterciopelados algo distinto. Con ellos la música es el único asunto de discusión. Salvo algún corte de pelo extremo, Andrea y Héctor son los mismos de hace cinco, diez o 15 años. Ni siquiera han aumentado un gramo, pese a que los dos ya arribaron al cuarto piso.

Trabajo por el respeto

Aterciopelados no vive de llenar su hoja de vida con cifras millonarias de ventas, ni andan acumulando discos de oro o de platino en un muro de su oficina, de hecho no tienen ninguno en Entrecasa.

Les va muy bien en los listados del respeto. Son punto de referencia. De hecho, Andrea fue escogida hace unos años para hacer un especial sobre el rock femenino. La razón, no hay nadie como ella; clones de Shakira o de Britney Spears hay muchos, de Andrea ninguno.

Por eso Aterciopelados puede darse todas las libertades que quiera y no deja de estar en los ojos de las multinacionales, su música da prestigio.

"Nosotros hace unos años tenemos un contrato con Nacional Records, el sello de Thomas Cookman -dice Andrea-. Pero el trato con él es más una cosa artística que de negocios. Estamos en la misma línea estética, él tiene en su casa un montón de cosas que a mí me gustan. Nos consiguió la distribución con Emi y para nosotros está bien".

Su nuevo disco, después del periodo de separada convivencia, salió fácil, en eso coinciden. "La verdad fue una cuestión de plazos, salió muy pegado a mi disco, Conector, pero no hay problema, teníamos las canciones", dice Buitrago. "Para Héctor Vicente hacer los dos discos casi al tiempo facilitó las cosas, tenía el calor de estar trabajando en el estudio y eso hizo que las cosas fluyeran. Siempre que uno vuelve al estudio, cuesta comenzar, este no fue el caso".

Tampoco tuvieron problemas para hacer diferencia entre lo que hizo Andrea, el disco de Héctor y el trabajo de Aterciopelados. "Mi disco era más sobre mi maternidad, el de Héctor de experimentación de sonido y el de Aterciopelados pretende ser más un disco en vivo -dice Andrea-. Desde el comienzo decidimos que esta vez no utilizaríamos más baterías programadas. Los discos electrónicos son más de trabajo en estudio, los otros buscan capturar la energía en vivo".

La diferencia la dan los años de recorrido y eso se nota, sobre todo, en las letras. "Uno tiene su bebé y vive un algo superidílico -dice Andrea-. Pero luego se da cuenta que no todo es tan divino.

Ahora miro a mi hija y veo lo que le va a tocar y eso me pone a pensar. Todo eso de la mujer objeto sexual. El otro día escuchaba en un supermercado a una mujer que le aconsejaba a otra que le dejara hacer la operación a su hija, que eso le iba a servir. Es que uno de los problemas más grandes aquí es la falta de conciencia.

Muchas mamás, por andar pensando en hacer dieta, no dejan que sus hijas se hagan preguntas de fondo".

Asi es el disco

Las novedades en este trabajo de Aterciopelados son varias: en primer lugar, ya no está con ellos Alejandro Gomezcaseres, que fue su guitarrista durante casi una década.

La ausencia de la electrónica, muy presente en sus discos anteriores, les da un sonido más orgánico.

El grupo sigue su línea urbana y, tal vez como nunca antes, la preocupación por lo social se hace presente en varias de las canciones. De hecho, hay un homenaje a todos esos artistas que han convertido los asuntos urgentes en materia musical, como sucede en 'Protesta', donde mencionan a Joan Báez, John Lennon, Serrat y Manú Chao, entre muchos otros.

En Oye mujer manifiestan su preocupación por la omnipresencia del modelo 'Barbie' de belleza en la sociedad colombiana. También hay unos agradecimientos musicales a su público, en la canción Fan.

ANDRÉS ZAMBRANO D
Editor de CULTURA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.