Nueva ley tipifica como delito el uso de semilla 'pirata'

Nueva ley tipifica como delito el uso de semilla 'pirata'

Quienes de una u otra forma la distribuyan, fomenten su uso o las vendan podrán ser condenados a una pena máxima de hasta ocho años de cárcel y una multa de hasta 1.500 salarios mínimos.

25 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

La noticia tiene felices a las empresas semilleras y el gremio que las representa (Acosemillas), pues por fin, luego de varios años de denuncias, lograron que el Congreso aprobara una Ley (la 1032) sobre los derechos de propiedad industrial y usurpación de los del obtentor de variedades vegetales.

Dicha Ley reformó el artículo 306 del Código Penal.

Como 'de costal', 'pirata', 'chiviada' o de 'la otra', se califica a las semillas obtenidas de cultivos sembrados inicialmente con semilla certificada (que cuenta con registro del ICA), cuyo remanente de cosecha se deja para sembrar uno o más cultivos y así sucesivamente.

Pese a tratarse de una práctica común, en los cultivos resultantes sembrados con este tipo de material vegetal deben usarse mayor cantidad de semillas, de fertilizantes y de plaguicidas; como resultado tanto los rendimientos, como la calidad y los ingresos para el agricultor, son inferiores.

De otra parte, en el proceso de molinería (en el caso del arroz), el índice de 'pilada' (grano entero después de la descascarada) es del 55 por ciento, mientras que para la semilla certificada dicho porcentaje es superior al 62 por ciento.

Pese a que esto lo saben todos los cultivadores, muchos las utilizan, pues en el mercado resultan algo más baratas que la semilla certificada.

Es de destacar que, por medio de la Ley 243 de 1995, Colombia aprobó el Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (Upov), que da la posibilidad de registrar y cobrar derechos por la multiplicación a quienes obtengan nuevas variedades de semillas.

Esta práctica ilegal comenzó a notarse desde el año 1990, cuando la Asociación Colombiana de Semillas (Acosemillas) detectó que el 2 por ciento del área arrocera sembrada ese año en Colombia se hizo con semilla 'chiviada'.

Cuatro años después, en 1994, dicha práctica había crecido hasta el 17 por ciento del área sembrada y para el año 2000 ya superaba el 53 por ciento del área arrocera del país; para el 2001 el índice se remontó hasta el 59 por ciento, para luego bajar al 50
por ciento en el 2003.

Para el año 2004 el reporte fue de 46 por ciento y para el 2005 la cifra nuevamente repuntó hasta el 53 por ciento.

Lo anterior indica que la popularidad de la semilla 'chiviada' para el cultivo del arroz ha crecido del 2 al 53 por ciento en tan solo 15 años.

Es común en Latinoamérica

La piratería de semillas, como el de otro tipo de insumos para el sector agropecuario (como fertilizantes y plaguicidas) no ha sido problema de Colombia, también en Latinoamérica.

Tal es el caso de las semillas de soya en Argentina, que obligó en el 2004 al retiro temporal de una empresa semillera multinacional que vio cómo más del 50 por ciento del área sembrada con soya en ese país se hizo con su propio insumo, pero 'pirata.

El problema se solucionó con un mayor compromiso del gobierno de ese país suramericano con la industria de semillas

En general, donde hay industria de semillas hay quienes se dedican a piratearlas.

"En Colombia faltaba una reglamentación para hacer valer los derechos de todos los actores de la cadena agrícola, como los cultivadores, las industrias y hasta el propio gobierno", manifestó el vocero de una compañía multinacional.

Lo que dice el gremio

"Acosemillas avaló la expedición de esta Ley, que defiende la investigación y el fitomejoramiento que hacen las empresas y los centros de investigación que desarrollan nuevos materiales para la agricultura colombiana.

"Ahora se nos abren las puertas para perseguir penalmente a aquellos agentes inescrupulosos de las cadenas productivas que, asegurando hacerle un favor a los agricultores con la entrega de semilla barata o 'de costal', lo único que logran es empobrecerlo y poner al país en el más vergonzoso listado de incompetentes agropecuarios", dijo Juan Manuel Monroy, gerente del gremio semillero.

En el caso específico del cultivo de arroz, según denunció Acosemillas, es preocupante que, desde mediados de los años noventa, la tendencia en el uso de semilla certificada haya tenido un comportamiento negativo y que la pirata o 'de costal' esté siendo utilizada como como sustituto de esta.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
Redactor de El TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.