Los 1.689 habitantes de Bahía Cupica (Chocó) celebran 12 meses de nueva vida

Los 1.689 habitantes de Bahía Cupica (Chocó) celebran 12 meses de nueva vida

En El Placer, el lote donde hace un año el presidente Álvaro Uribe refundó a Bahía Cupica hoy retumba el vallenato y el reguetón.

21 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Desde hace una semana, los cupiqueños celebran el primer año de haber abandonado los cambuches en los que vivieron por cinco años, luego de que el río Cupica se desbordó en noviembre de 1999 y les borró de tajo todo su pueblo.

"Cómo llegarles con la palabra de Dios, cuando en sus mentes sólo tenían pobreza y rabia", señala el padre José Dalmiro Metaute, un líder nato que llegó a Cupica en el 2002 y que logró que la Presidencia designara a este caserío como meta de gobierno.

Fuerza pública y luz

Su primera gestión fue lograr que la fuerza pública (Armada Nacional) llegara definitivamente al sector y ahuyentara al frente 55 de las Farc y a los paramilitares que hostigaban la zona.

Después, el padre Metaute con Acción Social de Presidencia y el apoyo continuado del programa Alas para la gente, EL TIEMPO, el club Rotario de Chapinero y Fenalco, hizo posible que se levantaran las 253 casas con las que inauguraron a Cupica Nueva.

También logró que se construyera una hidroeléctrica, se instalara el acueducto y el alcantarillado y se extendieran los cables para el teléfono.

Una brigada de cumpleaños

El pasado 12 de agosto, el cuerpo de médicos del Hospital Naval de la Armada y los voluntarios de Alas para la gente regresaron a Cupica.

Realizaron 165 consultas gratuitas, entregaron medicamentos, 400 mercados y más de 2.000 pares de zapatos donados por la Dian.

Encontraron 57 casas más (hoy hay 310), que la tienda de Edgar Delgado se convirtió en la mejor surtida; que Felicia ya tiene su casa como un pequeño hospedaje para turistas y que la cúpula de la parroquia aún en obra gris, pero ya se alza en la mitad del caserío.

"Poco a poco el pueblo se va despertando. Gente de Medellín y Bogotá que antes tenían empresas acá, están regresando y quieren reabrir las pesqueras", agregó el padre.

Todo un Capurganá

El padre Dalmiro; el alcalde de Bahía Solano, Eime Antonio Osorio; el capitán de Fragata, Manuel Álvarez Gómez, comandante de la Armada local, coinciden en que mucho se ha hecho en Cupica, pero que aún hace falta.

Entre otras, la presencia de más profesores y de un médico permanente, la terminación de la parroquia y el arreglo de la pista de aterrizaje, ordenado por el presidente Uribe, el 6 de agosto del 2005.

"Con una pista aérea decente este pueblo se llena de turistas y en menos de nada se convierte en el Capurganá del Pacífico" dice el padre.

Las cosas van marchando bien. Aunque algunos habitantes, como el viejo Abelino Blanquicey, extrañen el sonido y la vista del mar por la ventana y tengan que caminar cerca de 20 minutos para ir a pescar a la costa.

LUIS JOSÉ BADEL F.
ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO
BAHÍA CUPICA (CHOCÓ)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.