Mientras Cuba conmemora cumpleaños de Fidel, Miami espera su muerte

Mientras Cuba conmemora cumpleaños de Fidel, Miami espera su muerte

Cuando el calendario marque su cumpleaños 80, el exilio de Miami estará pidiendo que este sea su último aniversario, ahora que la muerte parece más cerca que nunca y la fiesta se les sigue aplazando.

11 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Pero algunos líderes en el exilio desean que ese momento no llegue de inmediato, sino que Castro pueda vivir para responder por los fusilamientos tras la revolución, los encarcelamientos de presos políticos y otras muertes registradas durante su gobierno de casi 48 años.

"Lo mejor que puede hacer es morir y que se acabe toda esta desdicha", dijo a la AFP Huber Matos, ex comandante rebelde que peleó junto a Castro en la revolución, luego juzgado por "traidor" y encarcelado por 20 años.

Pero "no le deseo la muerte" inmediata, aclaró Matos, sino "que fuera ante un tribunal, ante un Nuremberg cubano para poderlo juzgar. Claro que merece la pena de muerte y que habría que aplicársela, pero no una muerte así mandada por una enfermedad, por un accidente, sino la muerte determinada por un tribunal".

Para Ernesto Díaz, secretario general de Alpha 66, la más conocida agrupación armada del exilio, sería una pena que Fidel muriera de forma "natural, quisiera que el pueblo tuviera la capacidad para derrocarlo".

"Pero ante la situación, como se presenta, la recibiré con alegría, la noticia", sostuvo.

Para el exilio en general la fecha, que no prevé festejos en Cuba a solicitud del propio Fidel -quien pidió que cualquier celebración se lleve a cabo en diciembre- debe pasar con más indiferencia que otra cosa de este lado del estrecho de Florida.

El sentir de la mayoría en torno al aniversario lo resumió un lector en una carta al Miami Herald este miércoles: "No llenen sus páginas proclamando ese día como tal (cumpleaños). Será un desperdicio de tinta, papel y trabajo".

La fiesta real, como evidenciaron los hechos la semana pasada, cuando se conoció que Castro había entregado el mando a su hermano Raúl por una operación que le requería reposo y miles en Miami salieron a bailar a las calles, será al son de la desaparición del 'Caballo'.

Es que en casi 48 años de gobierno de Fidel nadie esperaba una transferencia de mando con el líder en vida, y el exilio había perdido la esperanza de que ese día llegara pronto, según Sergio Bendixen, director de la firma encuestadora Bendixen & Associates que ha realizado sondeos entre la comunidad exiliada.

Según Bendixen, en 2005 la mayoría de los exiliados pensaba que Fidel moriría en dos a cinco años, "un punto de vista bastante pesimista" si se compara con los años después del derrumbe de la Guerra Fría.

Pero con el líder enfermo, la "solución biológica" que esperaba el exilio parece no ser la única alternativa a un cambio político.

"Mientras otro cumpleaños se acerca y se aleja, el pueblo cubano sabe que la liberación de este déspota se acerca", dijo la congresista Ileana Ros Lehtinen, en un mensaje de cumpleaños al líder.

Pero mientras llega ese día los grupos del exilio y Washington, que creen que el fin de Fidel está a la vuelta de la esquina, afinan sus planes para una transición de gobierno, pedido ayuda a la comunidad internacional y prometido ayuda económica a quienes se muevan dentro de la isla, con la certeza de que la fiesta no se retrasará cinco décadas más.

Miami
AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.