En discurso de posesión, Uribe manifestó su dilema: ¿Seguridad o paz?

En discurso de posesión, Uribe manifestó su dilema: ¿Seguridad o paz?

"No nos frena el miedo para negociar la paz. Confieso que me preocupa algo diferente: el riesgo de no llegar a la paz y retroceder en seguridad", dijo el Mandatario.

07 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

No hay duda. Eso fue lo nuevo y lo sustancial de su discurso de posesión para su segundo mandato constitucional (2006-2010).

Cualquier analista que quiera adentrarse a partir de hoy en el análisis del papel de Uribe en la búsqueda de la paz tendrá que pasar, inevitablemente, por esta afirmación.

Aunque sea para negarlo, Uribe habló de "miedo". De "miedo" a perder lo que ha obtenido en seguridad por ir en busca de la paz.

Claro que a renglón seguido aclaró: "Hemos vinculado todas nuestras energías, con severidad, al rescate de la seguridad. No dudaremos en entregarlas, con generosidad, a la paz".

El Presidente puso una condición: "Los hechos irreversibles de reconciliación deben ser el enlace entre seguridad y paz", dijo.

Uribe introdujo en esta parte de su discurso un párrafo nuevo, muy a última hora, en el que señaló un camino que estaría dispuesto a seguir: el de España.

Recalcó el hecho de que el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero haya resuelto iniciar negociaciones de paz con el grupo terrorista ETA, pero porque "en los últimos 3 años no se han presentado asesinatos imputables a la organización que empieza a ser interlocutora de voceros oficiales".

Con esto Uribe no quiso decir otra cosa que está dispuesto a iniciar la búsqueda de una paz negociada, siempre y cuando se deje de asesina. Contrario al modelo ensayado por los presidentes Ernesto Samper (1994-1998) y Andrés Pastrana (1998-2002) de "negociar en medio del fuego".

"En medio de la violencia, el diálogo se desgasta y la búsqueda de la paz desmotiva la tarea de la institución armada", explicó el Presidente.

El recorrido por el discurso necesariamente conduce a descubrir, en el tema de la paz y de la seguridad (o la guerra), un juego de 'aceleradas y frenadas' que configuran el dilema que da vueltas en la cabeza: ¿Seguridad o paz?

Si bien parece aproximarse al tema de la paz con mayor disposición no hay una decisión contundente. No planteó caminos nuevos. Se declaró, de nuevo, a la espera de hechos de la contraparte para avanzar.

A lo mínimo que Uribe ha llegado para avanzar en sus negociaciones de paz con el Eln y los paramilitares -así no se haya cumplido siempre ese requisito- es a un cese de hostilidades.

Las Farc, que es hacia donde estaría dirigido su nuevo intento de negociación política, se han negado de manera sistemática a aceptar esa solicitud. Ni siquiera con Pastrana, que fue con quien más ha habido entendimiento, llegaron tan lejos.

El Estado de Uribe

El segundo tema en importancia al que Uribe dedicó tiempo y argumentos en su discurso de posesión fue el del Estado que él sueña.

En este punto no hay muchos elementos nuevos. La base de su disertación es el modelo de Estado Comunitario que puso en marcha desde cuando era gobernador de Antioquia (1995-1997) y sobre el que ha trabajado desde que llegó a la Presidencia en el 2002.

Ese Estado, según Uribe, se basa en "la participación ciudadana en la toma de decisiones públicas, su ejecución y supervisión". Su escenario ideal parece ser el de los consejos comunales, donde los voceros de las comunidades y el Presidente, en compañía de las autoridades locales, toman decisiones sobre la marcha del Gobierno.

Ese modelo también se materializa, según él, cuando se convierte en "promotor del crecimiento económico", de manera subsidiaria, llenando los vacíos que deja el empresario privado, pero retirándose cuando llega este.

El Estado Comunitario es, según Uribe, aquel que genera "confianza", que impulsa el crecimiento "sin abandonar la superación de la pobreza a la suerte del mercado".

A través de ese modelo de Estado Comunitario que parece estar todavía en gestación, pues en ningún otro país ha sido entronizado con la fuerza de aquí, Uribe pretende ubicarse en el centro del espectro ideológico de izquierdas y derechas.

Insiste en el IVA

Aunque se trataba de un momento histórico, Uribe no desaprovechó la oportunidad para insistir en un asunto de interés inmediato: la reforma tributaria propuesta al Congreso. Y, sobre todo, en su decisión de aumentar la base del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

El Presidente dijo que es preferible fortalecer ese tributo, devolver a los más vulnerables (los estratos 1,2 y 3) "en vez de estancarnos en el remolino del discurso que lo critica todo y nada permite hacer".

En últimas, fue un discurso de reflexiones, de pensamientos en voz alta, nada de propuestas nuevas o audaces ni de posiciones históricas.

¿Cambió el discurso en estos cuatro años?

Aparte del tema de la paz el presidente Uribe no cambió su discurso.

2002

  • Paz: "Queremos la paz, no el apaciguamiento que se origina en el diálogo insincero, en el acuerdo claudicante o en la tiranía oficial. El apaciguamiento no reconcilia, suspende por momentos la violencia y la reaparece con superior intensidad".
  • Seguridad: "Nuestro concepto de Seguridad demanda aplicarnos a buscar la protección eficaz de los ciudadanos con independencia de su credo político o nivel de riqueza".
  • Crecimiento: "El crecimiento es el mejor ajuste fiscal y la única fuente perdurable de ingresos del Estado (...) La estabilidad económica dependerá del crecimiento y este conservará su trayectoria de largo plazo si se funda en la cohesión social".
  • Estado: "El Estado tiene que ser promotor del desarrollo, garante de la equidad social y dispensador del orden público. No puede ser obstructor de la iniciativa privada, ni estar ausente frente a los reclamos sociales".

2006

  • Paz: "No nos frena el miedo para negociar la paz. Confieso que me preocupa algo diferente: el riesgo de no llegar a la paz y retroceder en seguridad. La paz necesita sinceridad. Por eso los hechos irreversibles de reconciliación deben ser el enlace entre seguridad y paz".
  • Seguridad: "(...) la seguridad acredita progresos en la garantía eficaz de libertad de prensa, la protección del pluralismo, la defensa de las autoridades locales, los líderes sindicales".
  • Crecimiento: "No compartimos la idea de impulsar el crecimiento y abandonar la superación de la pobreza a la suerte del mercado (...) Creemos en el crecimiento con justicia social".
  • Estado: "El Estado tiene que desempeñarse como garante de cohesión social, defensor del medio ambiente y promotor de crecimiento económico. El Estado promotor no es el Estado empresario, absorbente, que marchita la iniciativa privada".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.