En su posesión, Uribe confesará el temor de que por buscar la paz, el país retroceda en seguridad

En su posesión, Uribe confesará el temor de que por buscar la paz, el país retroceda en seguridad

No obstante, el Mandatario dirá que está dispuesto a entregar las mismas energías que le dedicó a consolidar la seguridad, al logro de la paz.

06 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Al asumir esta tarde su segundo histórico mandato como Presidente de los colombianos, Uribe revelará que su preocupación es que el país se quede sin paz y sin seguridad, por intentar la primera sin "hechos irreversibles" que justifiquen dicha aventura.

EL TIEMPO conoció de manera exclusiva detalles de la intervención que Uribe hará esta tarde tras jurar su segundo período constitucional (2006-2010), la cual podría tener ligeros cambios de forma.

Aunque el Presidente se referirá de manera amplia a asuntos económicos de la nación -segundo tema de jerarquía en su discurso-, paz y seguridad parecen configurar un binomio indisoluble de preocupaciones en su cabeza.

"No nos frena el miedo para negociar la paz. Confieso que me preocupa algo diferente: el riesgo de no llegar a la paz y retroceder en seguridad", dirá Uribe en uno de sus apartes.

Como pensaría un apostador, Uribe se debate entre el dilema de arriesgar todo el capital obtenido en materia de seguridad en busca de la paz, sin estar seguro de obtenerla.

Para Uribe, la seguridad es lo primero. Es piedra angular. Es su punto de partida en la búsqueda de la paz, el fortalecimiento del Estado, el crecimiento económico y la lucha contra la pobreza.

Cuando afirma que "la seguridad es paso irreversible para obtener la paz", parecería decir también que no arriesgará la principal fuente de su capital político.

Según se desprende del documento conocido, Uribe no buscará la paz a "cualquier precio". No lo hará.

"Reitero nuestra voluntad de lograr la paz, para lo cual únicamente pedimos hechos. Hechos también irreversibles que expresen el designio de conseguirla", dirá Uribe.

El Presidente, según conoció EL TIEMPO, estuvo varios días, primero en la Casa de Nariño y luego en la tranquilidad de su finca en Ríonegro (Antioquia), a escribir y reescribir su discurso, lo cual, visto ahora, hace pensar que meditó mucho cada palabra, cada frase, cada párrafo.

Uribe parece tener muy clara su responsabilidad histórica frente a la búsqueda de un bien como la paz, ansiado, pero al mismo tiempo su temor de perder lo que para el es lo primero: la seguridad, en proceso de consolidación.

"En medio de la violencia, el diálogo se desgasta y la búsqueda de la paz desmotiva la tarea de la institución armada legítima", escribió Uribe en su discurso.

Claro que se ve a un Uribe dispuesto a intentarlo. Sobre todo cuando advierte que así como ha vinculado todas sus "energías, con severidad, al rescate de la segturidad", no dudará "en entregarlas, con generosidad, a la paz".

Como si avanzara y retrocediera a medida que avanza en sus reflexiones, Uribe advierte que no permitirá "una paz engañosa que cualquiera pretenda asegurar basado en la capacidad criminal que le permita torcer la voluntad democrática".

Imposible desaprovechar la oportunidad para una glosa sobre el inacabable debate de izquierdas y derechas que él considera anacrónico.

A su juicio, la democracia moderna -ya no la derecha- reconoce en la seguridad "la primera de las libertades" y una "fuente de recursos para construir justicia social", viejo anhelo de la izquierda.

Por esta vía Uribe trata de ubicarse en un centro, que de todas maneras comporta una postura ideológica.

EDULFO PEÑA
Redactor de EL TIEMPO

Uribe, por el centro

Estado y economía, serán los otros dos temas centrales de su discurso.

Uribe se esforzará por dejar más claras sus tesis sobre el papel del Estado en la sociedad de hoy.

Ese Estado, para Uribe, tiene que "estar comprometido por igual con el crecimiento y la equidad".

Para Uribe, el Estado debe ser el "promotor del crecimiento económico", pero llenando espacios vacíos, de manera subsidiaria.

"Allí donde exista empresarismo suficiente, el Estado estimula y garantiza equidad. Donde esté ausente la empresa privada, el Estado debe emprender la creación de riqueza, con recursos de capital de riesgo, así sea de manera temporal mientras llega la acción de los particulares".

El Presidente dirá que no quiere un Estado que lo "devore todo", ni un Estado cuyo único papel sea el de gendarme.

Dirá que no comparte la idea de "impulsar el crecimiento y abandonar la superación de la pobreza a la suerte del mercado".

En la formulación de su pensamiento sobre paz y seguridad y sobre Estado y economía, Uribe intenta matricularse en el centro del debate ideológico que para él es el pragmatismo.

Sobre la posesión

  • Las primeras horas del presidente Uribe. El día empezará con la posesión de la ministra de relaciones exteriores, María Consuelo Araújo. Luego se reunirá con el príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón.
  • La tarde de mandatario, antes de la posesión. Almorzará con su gabinete ministerial y las representaciones internacionales. Hablará con algunos de ellos y luego se dirigirá a los actos de posesión.
  • La Casa de Nariño y Catam están listos. Al aeropuerto Catam llegarán los invitados internacionales. En la Casa de Nariño los periodistas contarán con computadores, pantallas y teléfonos.
  • Acondicionan el Centro de Convenciones. La oficina de prensa funcionará en el Gonzalo Jiménez de Quesada. El espacio contará con 40 teléfonos, 50 computadores, sala de edición y 2 Video Beam.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.