Menor indígena completará su pena en una cárcel de 'blancos' en Popayán

Menor indígena completará su pena en una cárcel de 'blancos' en Popayán

La Personería le ha pedido a las autoridades indígenas que los apoyen en su reclusión y que estudien rebajas a sus condenas.

03 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

A pocos días de cumplir 18 años, un indígena yanacona está en una encrucijada frente a la justicia de su comunidad y la ordinaria. Sobre sus hombros pesa una condena de 30 años por homicidio.

El joven del resguardo de Guachicono, en el Macizo Colombiano, fue sentenciado por la justicia indígena, sin derecho a redimir años de pena, al resultar implicado en un homicidio cuando tenía 16 años.

Entonces, su comunidad ordenó que lo recluyeran en un centro penitenciario, pero como era menor fue llevado al Instituto Toribio Maya, encargado en Popayán de resocializar a jóvenes que han infringido la Ley.

Entre los menores

Allí ha permanecido durante un año y seis meses, pese a que el tiempo de rehabilitación para cualquier muchacho no debe superar el año.

En el Toribio Maya aprendió panadería y fue tan eficiente que ahora es el administrador de esa microempresa del Instituto.
Según el padre Arturo Garzón, encargado del Toribio Maya, es un muchacho dócil, sencillo y trabajador. "No tenemos quejas de él".

Sin embargo, cuando cumpla los 18 años deberá ser entregado al Gobernador del Resguardo, quien lo llevará a San Isidro, cárcel de máxima seguridad ubicada en las afueras de la capital caucana.

Qué dice la Personería

Para Pegui Muñoz, personera delegada en lo penal del Municipio de Popayán, la situación que enfrentan los presos indígenas en ese lugar es compleja.

"Sufren el abandono de sus hermanos de etnia y a veces no cuentan siquiera con los implementos de aseo personal", advierte.

En una misiva le pide al Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) que analice el caso del menor y el de otros cinco indígenas recluidos en San Isidro con penas de 60 años. "Estas peticiones tienen 10 años sin resultados positivos", dice la funcionaria.

El Cric respondió que el 19 de agosto los gobernadores de los cabildos del Cauca debatirán la suerte de esos reclusos, quienes ya han pedido incluso que los destierren de sus resguardos (la pena máxima y más deshonrosa entre los nativos) para acogerse a la justicia ordinaria.

Por ser menor, el indígena no puede dar declaraciones, pero en su nombre la Personería pide que haya clemencia.

De la justicia indígena

1. Cuando un indígena es procesado por la justicia de su comunidad se somete a penas que pueden incluir rejo, cepo, trabajos comunitarios o destierro. En el resguardo de los Guachicono se recurre a enviar a los sentenciados a la prisión.

2. Los indígenas no hablan de reclusos, sino de 'guardados'. Los Guachicono no entregan detalles sobre los hechos en que el menor indígena habría dado muerte a otro nativo. Ninguna otra autoridad ha clarificado lo que ocurrió hace dos años.

3. La Personería dice que los indígenas que han ido a parar a la cárcel de San Isidro sufren de un abandono casi absoluto. Eso se debe a las distancias geográficas de sus comunidades, pero también es parte de la pena.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.