Revolución y habichuela

Revolución y habichuela

Trotsky concluye que la fe en el hombre y su futuro confiere resistencia.

notitle
13 de marzo 2017 , 04:23 a.m.

 Estamos próximos a aterrizar. En primera fila, la mujer que acompaña a un reconocido exfuncionario (poco eficaz, se recuerda) no ahorra volumen para hacer notar que están ahí y ella es de su círculo, dijéramos, más cercano. Esta llegada a Cartagena es la que me gusta, parlotea refiriéndose a los edificios que en vuelo semejan una hilera de flacuchas chimeneas blancas. Y explica atenuando la voz: es que de lejos este pedazo de la ciudad se parece algo a Miami.
La situación resulta extravagante. Ando por el cielo y cavilo si al final de los días este me abrirá su puerta. Si tendrá puerta. Además, he recibido el gas narrativo de la doña mientras leo a Trotsky. Lo hago porque cumple un siglo la Revolución rusa, que ya pasó, la que soñé en días cuando empezaba a salir la barba; la misma que le echó pica al exhausto Trotsky y que terminó dándole una patada por detrás a la historia hasta engendrar a alguien como Putin, según dicen, el camarada de Trump.

Rumiando en Putin me alcanza Rasputín; y Donald, el pato, se asoma cuando lo hago en Trump. Pienso en el zar Nicolás con su familia, en los explotadores del pueblo a los que la insurrección, primero menchevique y luego bolchevique, mandó al mismísimo cielo cien años atrás. Imagino que acaso lo hubiera echo con mi vecino exfuncionario (ya dije, inútil), con varios que veo listos a encender el teléfono celular como el último salvavidas del universo en los próximos segundos, cuando el avión toque pista. Todos harán notar a gritos que son funcionarios, contratistas, que tienen a quién mandar y que su poder está en alza.

Justo antes del viaje supe de una mujer que compra todos los días una habichuela en la mañana y otra, en la noche en el gran supermercado. Trabaja allí y el jefe le exige el recibo de la compra para corroborar hora de entrada y salida. Afuera, un vendedor ambulante ofrece el nuevo Código de Policía (edición pirata) y marihuana en crema. De los dos, la crema sirve.

Trotsky concluye que la fe en el hombre y su futuro confiere resistencia. Así, el maestro José Félix Patiño (90 años) acaba de donar su biblioteca a los estudiantes. Tiene esa fe. Cuál será nuestra revolución. Me persigno, resisto la vecindad y sigo empapado en el materialismo dialéctico de Trotsky (quién entiende).

GONZALO CASTELLANOS V.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.