Corrupción y politiquería

Corrupción y politiquería

El pésimo servicio de salud que tenemos es producido por la 'politiquería' y la 'corrupción'.

26 de febrero 2017 , 09:19 p.m.

Corrupción y politiquería

Señor Director:

El pésimo servicio de salud que tenemos los colombianos es producido por un mal que se llama ‘politiquería’ y ‘corrupción’, términos muy afines entre sí. El remedio sería muy sencillo: desligar por completo, y sin excepción, a los políticos y sus amigos del manejo de las EPS y los contratos de salud en las regiones. Muchísimas IPS están en quiebra, o ya salieron o están a punto de hacerlo. Porque las EPS no les pagan oportunamente los servicios que estas han prestado a los usuarios. Somos los usuarios los que, al exigir calidad en el servicio, debemos también exigir que a las entidades prestadoras de servicios se les cumpla con los pagos que les adeudan.

Se deberían nombrar juntas cívicas y de entidades especializadas de la salud (apolíticas) para auditar los procedimientos administrativos que garanticen salud eficiente y pago oportuno para quienes nos la suministran.

Otro asunto vital es reconocerles a los profesionales de la salud un sueldo acorde con su responsabilidad y dedicación. A veces los sueldos, como se dice popularmente, son de “hambre”.

Ricardo García Ch.

¿Colombia es la más educada?

Señor Director:

Somos muchos los estudiantes que hoy nos preguntamos cuáles son las oportunidades que nuestro país otorga para que avancemos como profesionales. Esto, porque no solo es cada vez más difícil ingresar a una universidad pública, sino que las becas otorgadas por el Estado se hacen menores cada año. Esta es una de las múltiples razones para la emigración masiva de los jóvenes y el aumento en el desempleo. ¿Sabe el Gobierno que somos muchos los que soñamos con ser profesionales y que los ingresos financieros en los hogares colombianos son cada vez más bajos? Todos deseamos un cambio que nos invite a quedarnos en nuestro país, y nos preguntamos cada día: ¿es Colombia la más educada?

María Fernanda León Galarza

Un campanazo de la naturaleza

Señor Director:

Que en época de invierno haya inundaciones o que en verano se presenten altas temperaturas está dentro de lo previsto, pero nunca habíamos tenido temporadas secas con fuertes y sorpresivas lluvias acompañadas de vientos y tormentas, para formar un panorama completamente atípico y preocupante, porque no estamos preparados para semejantes emergencias, como las presentadas en Rivera, Campoalegre, Algeciras y Neiva, en Huila, donde muchas familias humildes y trabajadoras perdieron sus casas, cosechas y medios de subsistencia.

Afortunadamente, las avalanchas dieron tiempo para salir corriendo y así evitar la pérdida de vidas humanas, pero no sobra el gesto solidario del Gobierno y de las personas de buena voluntad. Este nuevo campanazo es otra de las manifestaciones de nuestro planeta por el tratamiento que le damos. Por ahora, lo más indicado es limpiar y mantener las cañadas, quebradas, ríos y desagües, y sembrar muchos árboles para minimizar la venganza de la naturaleza.

Gerardo Dussán D.

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.