¿Mal gobierno o buen gobierno?

¿Mal gobierno o buen gobierno?

El reemplazo de Santos lo elegirán las mujeres, ¿a quién apoyarían ellas?

notitle
21 de febrero 2017 , 07:41 p.m.

En Barranquilla estuve en un larguísimo almuerzo de mujeres carnavaleras, todas con disfraces dementes. Entre rones, carimañolas, arepas de huevo y ensaladas árabes, discutieron: ¿Colombia tiene un buen gobierno o un mal gobierno? Con ese menú, 38 mujeres ruidosas, de acento costeño, hicieron un fiestón para su verbo delicioso: “ajá, ¿tú eres idiota o es que te haces?”.

Desde una hamaca las escuché. Entró la Mona Dugand diciendo: “No es buen gobierno uno al que le meten un robo multimillonario como el de Reficar, que, aclaremos, fue en Cartagena; a Barranquilla no llegó un peso de ese tumbis”. Le siguió la Tita Arocha, con pelo revolcado y mochila arhuaca, que dijo: “No es buen gobierno el que viaja mucho mientras aquí, con libranzas falsificadas, unos aparecidos seudofinancieros robaron 600.000 millones de peos a 7.000 sencillas familias, sus únicos ahorros”. No supieron de esa estafa; esos altos funcionarios del Gobierno almorzaban en pinchados restaurantes, especulando sobre la paz, sobre Vargas Lleras, Roberto Prieto, Otto Bula y Odebrecht.

La arremetida femenina contra el Gobierno en ese almuerzo costeño fue tenaz. Josefina Picalúa dijo: “Desde Bogotá aceitan los negocios corruptos que suceden en la Costa, y acá les copian de una”. Una exreina del carnaval puso su granito: “Y se roban miles de millones y no se recupera un peso, pero suben los impuestos”. Otra, de pelo afro, dijo: “¡Joda!, carísimos los tiquetes para ir al carnaval, mientras que unos manes con amigos en el poder gozan de carro blindado gratis”. El ron las elevó y, dichosas, cantaron champetas.

Pero hubo mujeres, muchas, a favor del Gobierno. Una viceministra, santista a morir, les dijo: “Critican por histéricas negativistas; hicimos la paz, y este gobierno estará 5.000 años en la historia”. Otra afirmó que al presidente Santos le resultaron tramposos e ineptos muchos notablones que nombró en cargos delicados. Otra, que al expresidente Uribe deben quitarle la antena de los trinos porque le bajan el optimismo al país.

Al oír protestar a 38 mujeres barranquilleras, les pedí que entraran a las campañas de las candidatas Clara López, Piedad Córdoba, Claudia López y Marta Lucía Ramírez, allá las necesitan. El reemplazo de Santos lo elegirán las mujeres, ¿a quién apoyarían ellas?


Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.