¿Tiene posibilidades Humberto de la Calle de ser presidente?

¿Tiene posibilidades Humberto de la Calle de ser presidente?

Con él hay garantía de que Colombia puede seguir construyendo el camino de la reconciliación.

notitle
20 de febrero 2017 , 07:14 p.m.

Con insistencia se viene hablando en los medios de comunicación sobre las posibilidades que puede tener Humberto de la Calle Lombana de llegar a ocupar la Presidencia de la República. La verdad es que después de que el gobierno de Juan Manuel Santos logró firmar un acuerdo con las Farc para la reinserción a la vida civil de sus miembros, el nombre del exministro caldense ha empezado a sonar como uno de los más opcionados para convertirse en el candidato oficial del Partido Liberal. La forma prudente como manejó a nombre del Gobierno el proceso de negociación con el grupo insurgente le abrió al exmagistrado las puertas para disputar la candidatura del Partido Liberal. Todo porque, como jefe negociador, De la Calle Lombana demostró sus dotes de estadista.

No era fácil sentar a los líderes guerrilleros en una mesa de conversaciones para buscarle una salida política al conflicto armado que desde hacía más de cincuenta años desangraba a Colombia. Como cabeza del grupo de negociadores que durante más de cuatro años se desplazó hasta La Habana para buscar la paz, Humberto de la Calle Lombana se jugó su prestigio para alcanzar un acuerdo que le permite al país proseguir el camino hacia la reconciliación. Hoy tenemos un grupo armado que va a convertirse en partido político. Las Farc silenciaron los fusiles para buscar el cambio a través de los espacios permitidos en una democracia. De la confrontación armada pasan a la exposición de ideas en un escenario que les permite la discusión abierta.

De todos los nombres que se mencionan como aspirantes a la Presidencia de la República, el de Humberto de la Calle Lombana es en este momento el que más pergaminos exhibe. El proceso de paz con las Farc llegó a buen puerto porque al frente de las negociaciones estuvo un capitán de espíritu conciliador, que sabía hasta dónde se podía ceder para garantizarle al país recuperar la tranquilidad. ¿Quién podría ser el colombiano más capacitado para la implementación de los acuerdos logrados en La Habana? No hay la menor duda: Humberto de la Calle Lombana. Fue él, con su conocimiento de la Constitución y con su vocación de demócrata, quien fijó los límites hasta dónde se podía llegar para construir una Colombia con oportunidades para quienes un día se alzaron en armas.

Además de haber sido quien tuvo en sus manos la llave para lograr la desmovilización del grupo insurgente, Humberto de la Calle Lombana exhibe otro logro importante en su hoja de vida: la Constitución de 1991. Como ministro de Gobierno en la presidencia de César Gaviria Trujillo, la Asamblea Nacional Constituyente le reconoció sus aportes jurídicos para hacer de la nueva Carta Política un instrumento incluyente. Cuando ese 4 de julio se promulgó la Constitución, De la Calle Lombana fue calificado como la estrella del proceso. En los debates para aprobar el articulado hizo aportes que condujeron a crear un nuevo Estado social de derecho. Así las cosas, el conocimiento que tiene de la Constitución no lo tiene ninguno de los otros aspirantes.

Humberto de la Calle Lombana es un hombre de carácter. El país conoció su posición cuando se enteró de que a la campaña de Ernesto Samper Pizano entraron dineros del narcotráfico. En un acto de desprendimiento, presentó renuncia a la vicepresidencia. No podía cohonestar que un mandatario cuestionado siguiera al frente de los destinos de Colombia. Solamente una persona de la estatura moral de Humberto de la Calle Lombana renuncia a un cargo de tanta importancia. Ahí, el hijo de Manzanares demostró que por encima de sus intereses estaba el futuro de Colombia. Otro político no hubiera obrado como él lo hizo en este caso.

Quienes hasta ahora han manifestado el deseo de poner a consideración de los partidos su nombre para convertirse en candidatos a la Presidencia de la República no tienen la talla intelectual de Humberto de la Calle Lombana. Por su trayectoria política, por su experiencia en cargos de responsabilidad, por su conocimiento de la Constitución Política y por su aporte a la construcción de la paz, el nombre del exvicepresidente es el que más resonancia pública tiene. Su integridad moral, su formación académica y su perfil humanista son garantía de que con su llegada al solio de Bolívar, Colombia puede seguir construyendo el camino de la reconciliación. Si el Partido Liberal actúa pensando en el bien de la patria, debería jugársela con su nombre para asegurar su triunfo en las elecciones.

José Miguel Alzate

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.