Cómo preparar una lonchera saludable y creativa

Cómo preparar una lonchera saludable y creativa

Las tradiciones alimentarias han cambiado lo que los niños comen en el colegio. Consejos.

notitle
18 de febrero 2017 , 06:12 p.m.

Con el comienzo de la temporada escolar, muchos padres se enfrentan a un gran dilema con sus hijos: ¿Qué les empaco en la lonchera? ¿Y si no les gusta y pasan hambre? ¿Cómo lograr que les guste y sea saludable a la vez? ¿O les doy plata para el recreo?

“Es importante precisar que la lonchera o refrigerio escolar es un tiempo de comida, cuya función es contribuir al aporte de nutrientes de calidad en la alimentación del niño y que no puede reemplazar el desayuno, el almuerzo o la cena”, aseguró Fabiola Becerra Bulla, nutricionista-dietista especialista en Nutrición Clínica y actual directora del programa de Nutrición y Dieta Humana de la Universidad Nacional.

Expertos y organizaciones internacionales coinciden en que las inadecuadas prácticas de alimentación, además de comprometer la salud y la vida de los niños, tienen graves consecuencias en su crecimiento y desarrollo y determinan, en gran medida, la salud en la vida adulta y su productividad.

Según el estudio Monitor Kids de la investigadora de mercado Yanhaas, hay una sincronización muy alta entre la influencia que los niños creen tener en la compra de algunos alimentos y la que efectivamente tienen de acuerdo con sus padres. Por ejemplo, en productos como galletas, cereales y bebidas, la recomendación infantil es alta. Y eso las empresas lo tienen muy claro y saben que deben cautivar por igual a niños y padres.

“De ahí que lanzan productos para la lonchera llamativos y con imágenes cercanas a ellos”, indica la firma. Y aclara que esos productos no siempre son los más recomendados para la buena alimentación infantil.

Aunque los nutricionistas aseguran que es importante la participación de los niños a la hora de comprar los productos que terminarán en sus loncheras, aconsejan que no sean ellos quienes tomen la decisión final de qué llevar o no. La razón: los niños no saben qué es nutritivo y qué no, qué es bueno o malo para su alimentación.

Más allá de todos estos argumentos, los expertos sugieren diferentes alternativas para lograr preparar una lonchera saludable, sabrosa y creativa a la vez.

(También: Los mitos de la nutrición infantil)

Cocine con su hijo

El proceso para que la lonchera sea atractiva puede ser, incluso, una actividad en la que compartan padres e hijos. En el mercado hay muchas posibilidades: desde moldes para cortar los sándwiches en forma de estrellas o corazones, también para hacer bolitas de frutas como melones o sandías, hasta envases atractivos para empacar las bebidas.

Que el niño participe del proceso de elaboración de la lonchera –haciendo los muñecos con las frutas o verduras, por ejemplo– es positivo: el niño se sentirá orgulloso de lo que preparó y con más razón se lo comerá.

Tiendas saludables

Cerca de 20 instituciones educativas de Bogotá y Cundinamarca han venido adoptando proyectos pedagógicos que promueven hábitos saludables. La profesora Sara del Castillo, del programa de Nutrición y Alimentación Humana de la Universidad Nacional, dijo que se han desarrollado iniciativas novedosas que pretenden mejorar la calidad y la promoción de buenas prácticas.

Uno de los proyectos es la Tienda escolar saludable, con el que se busca que estudiantes y profesores tengan una oferta sana. Para esto, se llevó a cabo un proceso formativo para administradores, tenderos y personal relacionado con la tienda escolar, y también con estudiantes y docentes.

Lo que debe evitar

Alimentos industrializados o de bajo aporte nutricional, así como el alto consumo de carbohidratos simples o de rápida absorción como dulces, bombones y productos con mucho dulce. Comidas rápidas como hamburguesas, perros calientes y pizza, debido al alto aporte de grasa y sodio. También embutidos como salchichas, salchichón, mortadela y jamón, a causa del contenido de sodio y nitritos, que son perjudiciales en altas cantidades para la salud y el crecimiento de los niños.

Recetas creativas

Catalina Sánchez, especialista en Nutrición, bloguera y administradora de la cuenta de Instagram ‘La Cuchara de Cata’, recomienda algunas recetas creativas:

Agua saborizada con hojitas de menta, una astilla de canela, gotas de naranja o gotas de piña. Esto ayuda a que el niño se hidrate y disfrute su bebida.

Vegetales escondidos. Es frecuente el rechazo de los niños a los vegetales. Algunas ideas para solucionarlo es haciendo, por ejemplo, un sándwich con jamón, queso y espinada (esta última se tritura para que el niño no la reconozca), o también puede ser con pequeños pedazos de tomate.

Frutos secos y almendras saladas son una buena opción.

‘Smoothies’. Batidos a base de fresa, banano y arándonos, e incluso, un puñado de espinaca con una base de leche de almendras. Puede ser un rico componente de una lonchera no muy común. Se puede endulzar con miel.

Pizzeta o ‘wrap’. Cualquiera de las dos opciones es muy rica y puede ser muy nutritiva; además puede tener diversos ingredientes como pollo, jamón, queso, champiñones y alguna verdura.

Zanahorias pequeñas. Pueden ser una opción atractiva para los niños por su sabor dulce y pueden ser mejor si se les añade algo de humus.

Pinchos. Puede combinar, en un palillo, una fresa y un arándano. Pero cuidado con el palillo, debe quedar sin punta y enseñarle al niño a arrojarlo a la basura apenas termine.

REDACCIÓN VIDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.