Editorial: El éxito fuera del resguardo

Editorial: El éxito fuera del resguardo

Las historias de triunfo profesional de indígenas colombianos son motivo de orgullo y respaldo.

14 de febrero 2017 , 08:33 p.m.

Leiqui Uriana, de la comunidad wayú en La Guajira, es considerada la primera indígena cineasta del país.  Foto: Nicolás Ordóñez

En días pasados, este diario publicó dos páginas con las historias de triunfo profesional de cinco indígenas colombianos que vale la pena resaltar, pues constituyen emotivos testimonios de esfuerzos y éxitos personales, pero que tienen mucho de aleccionadores y de sentido social y cultural.

Se trata de Leiqui Uriana, de la comunidad wayú en La Guajira, la primera cineasta indígena del país; Daniel Bolívar, también wayú, el ‘10’ de la selección Colombia indígena; Abadío Green, del pueblo gunadule, un Ph. D. que ha dedicado su vida a la academia y a la educación universitaria de otros indígenas; Juan Carlos Muelas, del resguardo de Guambía, en el Cauca, un agricultor y empresario que exporta quinua a Estados Unidos; y Carlos Jacanamijoy, putumayense, uno de los artistas plásticos más reconocidos en Colombia y el extranjero.

Hay que exaltarlas porque constituyen orgullo y ejemplo para sus comunidades y el país, y porque además surgen con coraje y empeño admirables en medio de regiones que históricamente han sido golpeadas por la violencia o la pobreza, cuando no relegadas al olvido. Por ello, las narraciones de estos compatriotas conmueven y enorgullecen.

Pero aquí hay algo muy importante: es un claro ejemplo de que el apoyo del Gobierno a los indígenas –y en general a aquellas comunidades donde se ven tan lejanas las aulas superiores– es fundamental para que nuestra sociedad, tan espléndidamente diversa, llena de valores y virtudes, salga adelante.

Y esto, asimismo, tiene un doble provecho. Porque, como bien apuntó el pintor Jacanamijoy en su relato, la meta máxima en estos casos es que las comunidades compartan su saber ancestral y sus oficios se vuelvan una herramienta de transformación social y humana. Y que estos triunfadores, o cualquiera que alcance la superación, no solo señalen el camino, sino que no pierdan el apego, como se evidencia en estos casos, a su cultura, a sus familias, y sean su ejemplo, sus maestros, sus guías. Así, a lo mejor ellos cinco se multiplican por mil.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.