En Medellín se exhibió auto idéntico al primero que rodó en el país

En Medellín se exhibió auto idéntico al primero que rodó en el país

Se trata de un vehículo De Dion-Bouton, avaluado en más de 140.000 euros.

notitle
11 de febrero 2017 , 12:18 a.m.

Con una noche exclusiva y de lujo fue presentado por el Museo del Transporte de Medellín un carro idéntico al primero que rodó en Colombia en 1899.

Foto Esneyder Gutiérrez

 Entre aplausos y emociones por parte de los amantes de los vehículos, llegó el De Dion-Bouton al Museo El Castillo, rodeado de carrozas que eran tiradas por caballos en 1890; tres carruajes originales francesas y 20 autos de las décadas de 1910, 1920 y 1930.

El Museo del Transporte tiene su origen hace 22 años cuando dio inicio al desfile de autos Antiguos en la Feria de las Flores y hoy se convirtió en un emblema.

Desde su inicio los líderes de la fundación se pusieron la misión de rescatar el patrimonio relativo a la movilidad de Medellín y Colombia.

Tenían dos sueños: recuperar uno de los antiguos vagones del tranvía de Medellín, que funcionó entre 1920 y 1950, y hoy es utilizado para hacer la campañas de sensibilización del uso del Tranvía de Ayacucho; y recuperar el primer carro que debutó en este país.

Foto Esneyder Gutiérrez 

 La historia de dicho auto se inició con el empresario antioqueño Carlos Coriolano Amador, quien estaba en Francia en 1898 y compró el vehículo número dos del Tipo E de la marca francesa De Dion-Bouton que venía con un motor de 403cc.

Su llegada, en 1899, tuvo varios obstáculos. Llegó por Barranquilla y se trasladó por el río Magdalena hasta Puerto Berrío, allí inició un largo camino a lomo de mula, hasta llegar a Medellín.

Cuando el carro fue ensamblado fue un fracaso, no arrancó. Posteriormente, con la llegada de un mecánico desde Francia se logró que funcionara el motor y fue presentado en sociedad el mismo día que inicio la guerra de Los Mil Días. Al final el carro terminó enterrado en una cuesta del barrio El Poblado.

Desde hace aproximadamente cinco años, los integrantes del Museo comenzaron a buscar un carro idéntico en las casa de subasta más prestigiosas del mundo. Finalmente fue encontrado en Hamburgo, Alemania.

Allí una familia coleccionista lo estaba vendiendo por más de 140.000 euros, pero fue adquirido por un valor menor, gracias a que los propietarios cedieron cuando conocieron por qué lo querían comprar y las obras sociales que hacen.

Antes de traerlo fue llevado hasta París, donde estaba su fábrica, para tomarle fotos.

 Esneyder Gutiérrez
Fotoperiodista para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.