1

1

15 de noviembre 2016 , 04:25 p.m.

Una aureola amarilla que desde la altura se dibuja como una corona sobre Bogotá es en realidad una costra de contaminación. Apenas repunta el sol, es cuando desde los cerros orientales se ve mejor el daño que han hecho los miles de carros y las fábricas que no controlan sus emisiones a la atmósfera de la capital.

Esa torre de vigilancia que son los cerros orientales es también el árbol que le da sombra a Bogotá, que la refrigera. Es además el Cristo Redentor, la Torre Eiffel, la Estatua de la Libertad de la capital.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.