1

1

12 de noviembre 2016 , 03:35 a.m.

Más triste que ver a la ciénaga morirse es leer esa certeza en los ojos de los viejos que llevan décadas conviviendo con su fauna, su flora y sus espejos de agua.

Esa melancolía no se ve solo en el puñado de pescadores que, siendo jóvenes, dejaron vida, trabajos y familias, para venir a la gran ciénaga de Bocas de Barbacoas (Yondó, Antioquia), atraídos por la promesa de la subienda perpetua.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.