¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Trump arrasa en los resultados por la Presidencia de EE. UU.

El magnate, quien nunca había ejercido un cargo público, se impuso ante Clinton.

ELTIEMPO.COM
El magnate Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos en unas elecciones reñidas contra Hillary Clinton, provocando de inmediato el desplome de los mercados.
Uno a uno, y tras meses de pelea reñida, este multimillonario, de 70 años, sin ninguna experiencia política y conocido por su cadena de hoteles y casinos, ganó los estados clave de Florida, Carolina del Norte, Iowa y Ohio, que se desencantaron en favor del polémico candidato republicano, acusado de xenófobo y sexista, para suceder al demócrata Barack Obama.
Los mercados financieros, que tienen una clara preferencia por la política experimentada demócrata, cayeron en picada en las operaciones de Asia, con el peso mexicano alcanzando su nivel histórico más bajo.
Ante lo que consideran un sismo político y económico, la bolsa de Tokio se desplomó más de un 5%, mientras que los indicadores estadounidenses caían 5%. Clinton, que pretendía convertirse en la primera mujer presidenta de
Estados Unidos a los 69 años, ganó por su parte el también estado clave de Virginia. De momento, Trump lleva 266 grandes electores mientras que Clinton 215.
Trump ganó en Indiana y Kentucky, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Virginia del Este, Wyoming, Oklahoma, Montana, Luisiana Tennessee, Nebraska, Kansas, Utah, Idaho, Texas, Missouri, Arkansas, Mississippi, Alabama, Georgia, Carolina del Sur, Pensilvania y Carolina del Norte. También en Ohio, Iowa, Wisconsin y Florida, estados que cambiaron su votación con respecto de 2012.
Clinton obtuvo el triunfo en Vermont, Rhode Island, Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York, Delaware, Illinois y Maryland. Connecticut, Nuevo México, Hawai, Washington, Nevada Oregón, California, Virginia, Colorado y Washington D.C. Por ahora, Trump toma la delantera con 276 de los 538 votos posibles contra 215 de Clinton.
Hasta el momento quedan por contabilizar los votos de Alaska, Minnesota, Michigan, New Hampshire y Arizona. 
Con esto, la elección más reñida de los últimos años en Estados Unidos llegó a su punto final. Atrás quedaron 18 meses de una de las campañas más sucias y polémicas en la historia moderna de ese país y en algunas horas se conocerá el veredicto final de los más de 100 millones de ciudadanos que acudieron a las urnas para darle las llaves de la Casa Blanca a Hillary Clinton o a Donald Trump.
Por primera vez en la historia, el voto latino, que rompe récords cada cuatro años debido al crecimiento de la población. Se cree que unos 11 millones de hispanos se movilizaron, haciendo sentir a una mayoría creciente en ese país.  
Después de 693 días –23 meses– de drama, insultos, escándalos y más escándalos, la campaña dejó a una población exhausta. Un 82 % de los estadounidenses se declararon asqueados en un sondeo reciente.
Los dos candidatos no podían ser más diferentes: de un lado Hillary Clinton, figura política desde hace 25 años, a quien le jugó en contra el desgaste, su poca conexión con el pueblo y las dudas sobre su honestidad. Esposa del expresidente Bill Clinton (1993-2001), fue seguidamente primera dama, senadora y luego secretaria de Estado de Obama.
Menos querido aún, Donald Trump, millonario exestrella de televisión y quien sin haber sido electo nunca, supo interpretar los temores de una clase media blanca frustrada en un mundo de constante movimiento, con miles de migrantes, problemas con el terrorismo y mucha conectividad.
Sus llamados a "construir un muro" en la frontera con México y el discurso antinmigrante, sexista, impulsivo y corrosivo marcó su estilo de hacer campaña política. (Además: El voto femenino será clave para Hillary Clinton)
ELTIEMPO.COM*
Con AFP
ELTIEMPO.COM
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.