¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Una lección de amor, perdón y reconciliación desde la Sierra Nevada

El proyecto 'De la imagen a la memoria y a la paz en el aula escolar' fue presentado en Bogotá.

EL TIEMPO
“Yo también viví algo de guerra porque a mi abuelo lo mató la guerrilla, pero yo como niña perdono a los que nos hicieron ese daño porque quiero la paz y debo empezar perdonando para tener mi corazón limpio”, decía María José Delgado, una niña indígena de 12 años, y fue imposible no sentir su dolor.
Como ella hay más estudiantes del Instituto Agrícola del municipio de Pueblo Bello, en la Sierra Nevada de Santa Marta, con una historia similar o peor, que han crecido en medio de la violencia y resignándose a perder a sus familiares por causa del conflicto armado.
Por esa razón y con el objetivo de reconstruir la memoria histórica del municipio, el docente John Jairo Pallares desarrolló con sus alumnos un proyecto de investigación que llamó ‘De la imagen a la memoria y a la paz en el aula escolar’, y que tuvo la oportunidad de socializar junto con María José y Lauren Sofía en el Foro Nacional Educativo que se realizó en Bogotá.
“Esta iniciativa surgió de la necesidad de conocer nuestra historia, nuestro pasado, nuestra memoria y divulgarla. Cuando llegué al pueblo nadie me daba razón de su historia y es necesario conocer de dónde venimos para no cometer los mismos errores”, afirmó el docente.
El proyecto arrancó con un proceso de recolección de información que hizo el profesor con sus alumnos de casa en casa, escuchando historias, relatos, leyendo textos y viendo fotografías de los momentos de dolor por los que ha pasado el municipio. Después llevaron a las aulas de clase, mediante historietas y actividades de perdón y reconciliación, los resultados obtenidos.
Durante la socialización con toda la comunidad educativa identificaron que las causas de lo que ha vivido el pueblo son las mismas que a pequeña escala se viven en las aulas y generan grandes conflictos: intolerancia, irrespeto y agresividad. De manera que en clase empezaron a realizar talleres de perdón del estudiante consigo mismo y hacia sus compañeros, mesas de conciliación para resolver conflictos y socialización de las historietas con toda la comunidad.
“Hemos visto muchos cambios, ya no hay tantas peleas, solucionamos de manera más tranquila los conflictos. Hacer los cómics ha sido muy divertido, nos ha unido con nuestros demás compañeros”, contó Lauren Sofía Pallares.
La convivencia en el plantel educativo ha mejorado, hay una reducción considerable de riñas y agresiones y han logrado mejorar el ambiente escolar, para que los niños se eduquen en un entorno tranquilo, respetuoso y lleno de perdón.
EL TIEMPO
EL TIEMPO
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.