Jefe del microtráfico en Usaquén fue condenado por matar a su hermano

Jefe del microtráfico en Usaquén fue condenado por matar a su hermano

Pascual Guerrero Rincón le pidió a su hijo que asesinara a su tío, el líder de 'los Luisitos'.

notitle
03 de octubre 2016 , 10:18 p.m.

Pascual Guerrero Rincón, jefe de la banda ‘los Pascuales’, fue condenado ayer a 30 años de cárcel por participar en el asesinato de Luis Guerrero Rincón, su hermano y cabeza de la organización criminal ‘los Luisitos’.

Ambas bandas criminales se dedicaban al tráfico de drogas, el hurto, la extorsión y el homicidio; y peleaban por el dominio de los cerros nororientales, principalmente los barrios Villa Nidia y Cerro Norte, de la localidad de Usaquén.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, el homicidio ocurrió luego de un cruce de disparos entre las dos bandas el 6 de enero del 2013 en un asadero de pollos de Villa Nidia. En este hecho murieron tres integrantes de ‘los Pascuales’ y uno de ‘los Luisitos’.

Como forma de vengar la muerte de tres de sus hombres, Guerrero Rincón le ordenó a su hijo, Orlando Guerrero, asesinar a su tío.

Las autoridades comenzaron a investigar e infiltrarse en este sector de la ciudad después de registrarse los crímenes. Producto de las pesquisas, durante el 2013, dieron con la captura de importantes miembros de las dos estructuras delictivas en varios operativos en la zona.

Entre los detenidos en las redadas están Pascual Guerrero Rincón, su hijo Orlando –conocido con el alias de ‘Benyi’– y Luis Alberto Guerrero Cruz, primo del segundo y quien se convirtió en jefe de ‘los Luisitos’ tras la muerte de Luis, su padre.

La Fiscalía considera que Guerrero Rincón es el histórico jefe de la banda, que desde los años noventa generó violencia en el extremo nororiental de Bogotá. Sin embargo, el juzgado 5 Penal del Circuito de Bogotá lo absolvió del delito de porte ilegal de armas y municiones, decisión que fue apelada por un delegado del ente acusador.

La confrontación entre las dos organizaciones criminales nació luego de que la familia Guerrero Rincón, originaria del Huila y desplazada por la violencia, se instalara en los cerros.

De inmediato, Pascual Guerrero, la cabeza del clan, se convirtió en líder comunal de la zona. Los habitantes del barrio le empezaron a llevar quejas sobre atracos por parte de las bandas ‘los Tarazona’, ‘los Piña’ y ‘los Melco’. Esta situación lo llevó a crear una especie de autodefensa barrial con el apoyo de uno de sus dos hijos: Pascual Guerrero Rincón, quien a mediados de los noventa vio que el negocio de cobrar por brindar seguridad era rentable.

Al lado de varios de sus hijos comenzó a vender drogas, a extorsionar y a pelearse con otras agrupaciones por el control de los territorios. 

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.