Secciones
Síguenos en:
Decir vecino

Decir vecino

A mitad de camino entre cliente y amigo, implica un trato más que amable: casi cariñoso.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de agosto 2016 , 05:12 p. m.

El idioma es un ser vivo: no hay duda. Y el nuestro, el castellano, goza de muy buena salud. Con achaques, como todos los que pasan de cierta edad. Y víctima de atropellos: no todos cuidan el cuerpo en el que habitan ni consienten las palabras con las que se comunican.

Pero crece nuestra lengua, se multiplica, se transforma. Hay palabras y expresiones que mueren, que dejan de usarse, que pasan al olvido: pocos hablan ya de la máquina de retratar, por ejemplo, que tanto me gustaba. Y casi nadie habla de anaquel. En cambio, nacen palabras o modifican su sentido, y normalmente deben esperar decenas de años para que la academia las acepte y les dé la bienvenida. Así debe ser: no conviene que se abra de par en par la puerta del español porque tal vez acabaríamos por hablar un idioma muy distinto a la vuelta de unos años. O se perdería el encanto de poder entendernos de manera tan fácil en tantos y tan diversos países que lo cultivamos y que de él nos valemos a diario desde el sur del río Bravo hasta La Patagonia, y en la patria en donde nació, al otro lado del Atlántico.

¿Han notado que desde hace unos pocos años la palabra ‘vecino’ ha escapado a los límites que no le permitían ir más allá de su significado original, el de ser la persona que vive en la casa de al lado o al menos en el mismo barrio?

Quizás parezca intrascendente, pero debo decir que me gustan mucho esos ropajes nuevos con los que se ha vestido la palabra ‘vecino’. Y no solo porque haya ampliado sus fronteras, sino porque ha implicado una actitud más amable, más abierta, más generosa y más dispuesta entre quienes la pronuncian.

Hoy, decir vecino es decir una palabra que está a mitad de camino entre cliente y amigo, e implica un trato más que amable: casi cariñoso. Hay una disposición a sonreír y a ayudar al otro a resolver los problemas cuando se le trata de vecino. Y más aun cuando se le dice ‘veci’, así, recortado, con esa cercanía, con la misma complicidad de quienes se permiten un diminutivo o un sobrenombre afectuoso.

Pensé que se trataba de un tema exclusivamente bogotano, pero he notado que decir vecino y decir ‘veci’ se ha vuelto común en muchas regiones del país. Y lo celebro: no solo por la demostración de estar hablando una lengua que está más viva que nunca, sino por la fascinación de comprobar cómo las palabras nos pueden ayudar a ser mejores personas.


Fernando Quiroz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.