¿Y si los políticos fueran series de televisión? / El otro lado

¿Y si los políticos fueran series de televisión? / El otro lado

Vargas Lleras sería nuestro Underwood y Mockus encajaría en la onda de 'The Big Bang Theory'.

notitle
31 de julio 2016 , 04:11 p.m.

En la tele estamos fascinados con los héroes de las series… Nos encantan esos personajes como Frank, de ‘House of Cards’; Tony, de ‘Los Soprano’; Walter White, de ‘Breaking Bad’; Draper, de ‘Mad Men’…

Estos personajes oscuros y ambiguos nos hipnotizan como héroes de esta triste sociedad donde todo conspira contra los ‘buenos seres humanos que somos’.

Las series nos dicen que existe una conspiración contra nuestra libertad y posibilidad de esperanza. Y la conspiración contra ‘la felicidad del yo’ la encabezan los gobiernos, las multinacionales, la policía, los periodistas, el capital…

En este contexto, Donald Trump es una excelente serie de TV. Su personaje es fascinante porque libera el políticamente correcto que conspira contra nuestra libertad y demuestra que plata mata cabeza y que todo se puede resolver con un chiste. ¡Fascinante!

Uribe es una serie para Netflix porque es el político aguerrido, el que hace del poder una comedia y una telenovela, el que vive en los saberes del mundo rural, que habla en jerga y domina todo a su antojo sin importar pudor o verdad alguna. ¡Encantadora serie por lo anacrónica!

Vargas Lleras sería nuestro Underwood, siempre maquinando, siempre ‘yoificando’, siempre moviéndose de ideas.

La oscuridad es su reino. El misterio es su mayor atributo. Cada nombramiento, como el del Fiscal, da para un capítulo y cada inauguración le sirve para esconder algo. ¡Maquiavélica!

Petro podría ser una versión de ‘The Americans’ a la colombiana, un personaje donde la fidelidad al dogma de “destruir todo es construir” está por encima de todas las cosas. Increíble personaje en tiempos de las revoluciones de la alegría. ¡Una serie jurásica!

Peñalosa sería algo así como ‘Love’ (Netflix) porque es un personaje que se cree sabio y brillante en su mundo ‘cool’, pero lo extraño es que no ha sido descubierto o comprendido. El resultado es una comedia llena de altibajos. ¡Sonrisas tristes!

Fajardo sería una especie de ‘Dr. House’, simpático, atractivo, con sus ideas simples porque son siempre las mismas.

Se dice incomprendido. Se muestra incapaz de amar a los pobres. Su destino se podría transformar porque su pinta y buena onda lo salvan. ¡Interesante, pero aburrido!

Mockus estaba más en la onda de ‘The Big Bang Theory’. Un poco por lo ‘nerdo’. Un poco por como habla. Un poco porque no se hace entender.

Pero eso era antes, ahora ha dejado de ser eso, para convertirse en ‘Seinfeld’, osea, un ser perdido en sí mismo. ¡Risas controladas!

Santos no da para serie. Tiene poco atractivo como personaje.

A veces parece el protagonista del ‘Truman Show’, un ser que se deja seducir por la apariencia; otras, pareciera Walter White, de ‘Breaking Bad’, un ser bueno que se transforma en malévolo; en otras puede ser Carrie, de ‘Homeland’, pues su obsesión por la paz lo lleva a perder el sentido de la realidad; la mayoría de las veces, no se sabe qué es. ¡Tan aburrida que puede llegar a ser enervante!

Serían buenas series para ver. Lástima que son los políticos que nos tocó en destino. Definitivamente, la tele es mejor que la política.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.