La altillanura colombiana también es biodiversa

La altillanura colombiana también es biodiversa

Se ha creído que las sabanas se pueden explotar sin mayor cuidado. La ciencia demuestra su valor.

notitle
29 de julio 2016 , 07:37 p.m.

De las sabanas del Orinoco se creyó por mucho tiempo que no eran más que potreros sin mayor utilidad, a los que se debía llegar con ganadería y agricultura para impulsar el desarrollo del país, fuertemente estancado en progreso económico y social en esta zona oriental.

Parte de ese imaginario se debe, en cierta medida, a la poca información sobre la biodiversidad de estos departamentos. Según la Fundación Omacha, que lleva más de 20 años en la zona, la región ha sido muy pobremente estudiada y solo en los últimos ocho años se empezó a aportar cifras sobre especies de fauna y flora para departamentos como Caquetá, Arauca y Meta.

Tal desconocimiento también se ve reflejado, según datos del Estado de Tendencias de Biodiversidad, del Instituto de Investigaciones Biológicas Alexander von Humboldt, que explica cómo el Orinoco no cuenta con colecciones biológicas consolidadas, con excepción de algunos casos de Meta.

Esto demuestra un vacío enorme en el conocimiento de biodiversidad del país, que en muchas ocasiones se ha concentrado en mapear referentes como la Amazonia, el Chocó biogeográfico y el piedemonte andino.

A diferencia del poco esfuerzo que se ha hecho en materia investigativa, lo que sí se ha proyectado es un amplio desarrollo económico y de infraestructura para darle vida al que promete ser el “ gran proyecto del agro” en Colombia, por medio del Consejo de Política Económica y Social (Conpes) de altillanura en el que se invertirán 9,6 billones de pesos hasta el 2021.

De acuerdo con datos del Departamento Nacional de Planeación (DNP), la altillanura se compone de 13,5 millones de hectáreas, en donde viven 133.000 habitantes de siete municipios de los departamentos de Meta y Vichada. El 60 por ciento de la población es rural.

“El río Bita atraviesa por completo las proyecciones que se piensan en la altillanura. Por el ejercicio que se está haciendo, se está, por primera vez, aportando información científica de esta zona del país, y por ende a entender los impactos de los nuevos proyectos”, explica Fernando Trujillo, director de la Fundación Omacha.

Al río Bita ya lo rodean parte de esos cambios que se vienen en la región, como las plantaciones forestales de la agroindustria y la proyección de carreteras en Puerto Carreño y Primavera.

A menos de 50 metros del Bita, ya se ven las plantaciones de cedros y pinos, especies introducidas, que se utilizarán para la generación de biomasa y pulpa de papel. El gran riesgo es que para aumentar la fijación en el suelo se empleen agroquímicos que terminen siendo vertidos al afluente, que es el ‘gimnasio’ de entrenamiento de los delfines de río.

Otro de los interrogantes que deja el tema de los proyectos forestales es la infraestructura vial que será necesaria para transportar la madera, porque aún no es claro el trayecto que tomarían estos nuevos caminos.

La meta de la alianza, que firmaron varias organizaciones, por este río es que en vez de enfrentarse a las nuevas oportunidades económicas, se logre construir con ellas acuerdos como el compromiso de no tocar los bosques, prohibir la caza de especies, no utilizar agroquímicos y tampoco fomentar las quemas del fuego.

Sobre este último aspecto, ya observaciones de los habitantes de Puerto Carreño, Vichada, han demostrado cómo ha cambiado el régimen de fuegos y ahora en verano se ve mayor propagación de las llamas, lo que afecta a especies de fauna como las tortugas, que no pueden huir con facilidad de estas. Muchas de las que se encontraron en las expediciones científicas, lideradas por la Fundación Omacha, tienen marcas de fuego en el caparazón.

Otra de las actividades que generan impactos negativos en esta región es la ganadería extensiva.

Incluso, a algunas fincas se han traído búfalos, una especie que, al tener un peso de 1.000 kilos, compacta más el suelo, lo que finalmente genera que haya erosión y se pierda su valor ambiental.

De otro lado, la pesca deportiva es otro de los usos del río, aunque –si bien ya hay algunas iniciativas– aún en Puerto Carreño, la capital del departamento, no se tiene la infraestructura para explotar este sector, que en áreas, por ejemplo, de la Amazonia brasileña factura entre 80 y 120 millones de dólares.

Para los investigadores de la Fundación Omacha, en definitiva, lo que se debe entender es que el Bita es un río que posee múltiples usos. Y aprovechar ciertas ventajas que tiene, como que no recibe una fuerte presión de habitantes cerca de sus orillas, puesto que sus vecinos más próximos son las familias de cuidadores de las fincas, que pueden alcanzar en extensión hasta las 11.000 hectáreas.

No obstante la buena salud de que goza el río Bita, que fue evaluada por científicos de la Universidad de Maryland y el Fondo Mundial para la Naturaleza durante el 2015 y el 2016, un punto que llama la atención es que es un afluente muy sensible a los cambios, porque su fracción de bosque ripario es angosta, es decir, no tiene un margen vegetal tan amplio en sus orillas, por lo que cualquier transformación puede incidir rápidamente en sus aguas.

Tras las expediciones científicas, y con un acumulado de información que le está dando la relevancia en biodiversidad que merece, la expectativa es que este conocimiento guíe los cambios que se vislumbran en la región durante el posconflicto, en aras de que no suceda un desarrollo de tan fuerte impacto como el que se ha venido dando en el piedemonte llanero en departamentos como Arauca y Casanare. El Bita no solo se convertiría en el río mejor conocido de la Orinoquia, sino en el mejor conservado.

Laura Betancur Alarcón
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.