Y al Dane, ¿quién lo ronda?

Y al Dane, ¿quién lo ronda?

Sus actuaciones deben estar guiadas por la independencia técnica frente al gobierno de turno.

notitle
29 de julio 2016 , 06:18 p.m.

Cuando se plantearon los ocho desafíos que Colombia debía afrontar para poder ser admitida en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), más conocido como el club de países que aplican las mejores prácticas de gestión, se destacó que uno de ellos era el fortalecimiento del Dane, sobre lo cual el entonces decano de Economía de la Universidad de los Andes y hoy ministro de Salud, Alejandro Gaviria, dijo: “El país tiene que empezar a tener una oficina estadística que tenga periodo fijo, que sea creíble y que tenga unos estándares internacionales”.

Esas gestiones empezaron en la administración de Jorge Bustamante y han ido avanzando al parecer con buenos logros; sin embargo, la gran tradición de alta competencia y profesionalismo del Dane se está viendo afectada en su independencia y credibilidad, por la forma obsecuente como el actual director, Mauricio Perfetti, maneja sus relaciones con el Gobierno central, en cuanto que actúa más como si fuera miembro del equipo económico, que a todo trance debe buscarle el lado amable a las cifras que muestran los resultados de la política económica en curso.

Varios analistas le hemos recordado al Dane que sus actuaciones deben estar guiadas por la independencia técnica frente al gobierno de turno, pues este no es un simple organismo del engranaje institucional adscrito al Ejecutivo central, sino que su marco de acción es la de un ente del Estado que debe responderle a la sociedad por la adecuada medición de los resultados de la política económica en sus diversos frentes. De esas críticas podemos destacar las de la exsenadora y exministra Cecilia López, quien advirtió sobre los peligros de que el censo agropecuario se convirtiera en abundante provisión de “mermelada” para el clientelismo local dada la época electoral; Aurelio Suárez, quien cuestionó la forma de cálculo del indicador sintético sobre la pobreza multidimensional; Salomón Kalmanovitz, a quien le pareció insólita una conferencia de prensa en el palacio de Nariño, en donde el Presidente de la República tuvo que darle una mano al director del Dane en cuanto a una más clara explicación de un informe sobre empleo, y las que en esta columna hemos hecho en varias ocasiones sobre el fiasco del censo agropecuario.

En el último mes otros analistas han demostrado su perplejidad y preocupación sobre la forma como el Dane sigue presentando sus datos, entre los cuales podemos destacar a Ricardo Ávila, director de Portafolio, quien, sobre los últimos datos de empleo, dijo el 1.° de julio en su columna ‘Brújula’ lo siguiente: “Una mirada más detallada de los datos sugiere que hay que tomar los resultados con un grano de sal”. “… el grupo que se conoce como los inactivos –compuesto por gente que no está buscando trabajo– se incrementó en 449.000 ciudadanos. Puesto de otra manera, la oferta laboral experimentó un bajón significativo, lo cual se expresa en una menor tasa de participación”. Y al respecto dice que llama la atención que “frente al año pasado, la tasa de participación del Distrito descendió en casi tres puntos porcentuales, que no es una variación menor”, y que “por eso, antes de celebrar, bien vale la pena examinar el motivo de la que alguien podría describir como una anomalía estadística”.

Ese mismo día, 1.° de julio, en El Espectador el columnista, académico y profesor del Cesa, José Roberto Acosta, escribió sobre el mismo fenómeno en su columna titulada 'El Dane y sus numeritos de empleo', en la cual fue más explícito y contundente al calificar de “maquillaje mediático” las cifras de empleo, tras hacer notar que la reducción de la tasa de participación en 449.000 personas equivalía a hacer desaparecer igual número de desempleados y, en consecuencia, disminuir artificiosamente el impacto de ese fenómeno.

Sobre este asunto, el director del Dane le envió una larga y confusa carta de rectificación al analista Acosta, la cual fue calificada por este de “respuesta cantinflesca”, en su columna del pasado 8 de julio, la cual denominó “Si se equivocan tanto toca cambiarlos”, en la cual se ratificó en el contenido de sus observaciones de lo escrito el primero de julio.


Amadeo Rodríguez Castilla

* Economista consultor

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.