Papa Francisco instó a los jóvenes para que acojan a los refugiados

Papa Francisco instó a los jóvenes para que acojan a los refugiados

El pontífice hizo este llamado durante la Jornada Mundial de la Juventud.

notitle
28 de julio 2016 , 08:27 p.m.

Cientos de miles de católicos acogieron este jueves al papa Francisco en el santuario de Czestochowa, en lo que ha sido el primer baño de multitudes del papa argentino en Polonia, donde sufrió una caída pública sin consecuencias.

“El Papa está bien. Regresó en helicóptero porque el tiempo mejoró”, aseguró a la AFP Greg Burke, nuevo portavoz del Vaticano. El pontífice había cambiado su programa en la mañana para trasladarse en automóvil y no en helicóptero de Cracovia a Czestochowa, a unos cien kilómetros de distancia, y se temía que el regreso en helicóptero hubiera sido decidido por su aparatosa caída, transmitida en directo por televisión.

Antes de la solemne ceremonia para conmemorar el 1050.º aniversario del “bautizo de Polonia”, a la que asistieron numerosos obispos de todo el mundo así como las autoridades nacionales, Francisco, de 79 años, se cayó mientras se dirigía al altar, lo que generó inmediatamente preocupación. Francisco cayó de un escalón no muy alto mientras caminaba hacia el altar y tuvo que ser levantado por un grupo de religiosos que lo asistían, tras lo cual prosiguió la celebración sin problemas. (En video: Este es el momento en el que el Papa Francisco se cae mientras ofrecía una misa en Polonia)

No es la primera vez que Francisco se cae, ya que en varias oportunidades se ha tropezado públicamente y en una ocasión se enojó por los empujones de los fieles que le provocaron la pérdida de equilibrio. Francisco llegó a bordo del papamóvil a la explanada del popular santuario de Jasna Gora, el lugar donde desde el siglo XIV se venera el ícono de la Virgen Negra, llamada así por el color de su piel, y donde una muchedumbre silenciosa lo esperaba.

Antes de celebrar la misa, el Papa se recogió en silencio en la capilla ante el ícono, que, según la tradición, fue realizado por san Lucas, quien lo pintó con el verdadero color de su piel.

Igual que sus predecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI, Francisco donó una rosa de oro, el regalo tradicional que los pontífices ofrecen a los santuarios marianos. (Vea el especial: La JMJ, el 'sí' de los jóvenes al catolicismo)

En la misa, Francisco instó a los jóvenes a dar la bienvenida a los inmigrantes y refugiados, marcando un contraste directo con el Gobierno de Polonia en su segundo día de visita al país.

El sumo pontífice pidió en su discurso a los jóvenes que salgan de su zona de comodidad y estén listos para acoger a quienes lo necesitan. “Un corazón misericordioso sabe ser refugio para los que nunca tuvieron casa o la han perdido, sabe construir un ambiente de hogar y familia para aquellos que han tenido que emigrar, sabe de ternura y compasión”, afirmó.

AGENCIAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.