Impuestos inquietan a inversionistas de EE. UU. en el país

Impuestos inquietan a inversionistas de EE. UU. en el país

El CEA entregó al Gobierno lista con reparos a partes del régimen impositivo y la equidad jurídica.

notitle
28 de julio 2016 , 07:57 p.m.

El Consejo de Empresas Americanas (CEA), organización que reúne a 120 de las firmas estadounidenses que operan en el país, dice que cargas como el impuesto a la riqueza están erosionando las utilidades.

El CEA viene planteando que el tributo no existe en EE. UU. y no es deducible. Por ello, las que tienen que darse el lapo son las sucursales colombianas, que deben registrarlo en el estado de pérdidas y ganancias. “Eso además hace que vean menos competitivo y menos interesante el país”, dijo el presidente de la organización, Ricardo Triana.

Según el CEA, no se ha cuantificado la afectación, pero cuando se impuso el gravamen del impuesto a la riqueza se dijo que se pagaría en cuatro cuotas, desde el 2014.

Sin embargo, las empresas tienen que contabilizar en un mismo año lo que estaba establecido para cuatro, y bajo el sistema de contabilidad norteamericano no pueden diferirlo. “Estos impuestos no son deducibles, se consideran como un gasto, y EE. UU. no tiene acuerdo de doble tributación con Colombia”, explica el directivo.

El presidente Juan Manuel Santos escuchó, en su momento, los primeros reclamos de las firmas estadounidenses y les dijo, en la asamblea general de afiliados de la ACE, que “el país va bien, por un camino muy positivo; por supuesto que hay todo tipo de dificultades, como las económicas, porque se nos bajó el precio del petróleo. Nos ajustamos rápidamente, hicimos las reformas, nos apretamos el cinturón de forma tal que la economía siguió creciendo como líder en América Latina; vamos a seguir liderando el crecimiento este año”.

Ello para indicar que, ante la caída de la renta petrolera, se están adelantando distintas políticas tendientes a diversificar la economía y así evitar la evasión fiscal.

No obstante, el CEA formalizó los reclamos de corte tributario en un documento que entregó en días pasados al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Menos inversión

Las estadísticas del Banco de la República confirman que si bien la inversión de EE. UU. es la de mayor cuantía en nuestro país, se ha estancado desde el 2012.

El año pasado sumó 2.121 millones de dólares, con una caída de 6,4 por ciento respecto al 2014, cuando totalizó 2.267 millones de dólares. Mientras que el año antepasado bajó 20,1 por ciento en comparación con el 2013, al alcanzar 2.839 millones de dólares.

El jefe del CEA, Ricardo Triana, añadió, en un diálogo con EL TIEMPO, que si bien los TLC se firman para impulsar la inversión, en el 2014, con la reforma tributaria anterior, las condiciones para la inversión en Colombia cambiaron.

Las empresas estadounidenses no solo deben competir localmente con las de otros países, algunos de los cuales tienen acuerdos de estabilidad jurídica y para evitar la doble tributación con Colombia, sino que resultan en desventaja”, aseveró. Inclusive mencionó que las filiales de una misma compañía deben competir entre sí, en un escenario tributario que cambió.

No obstante, el directivo no atribuye la caída de la inversión anual de EE. UU. en Colombia al comportamiento de los sectores de minas y petróleo. “Lo que vemos es un bache en el camino, porque hay empresas que vinieron a instalarse y quedarse, pero les cambió el panorama, aunque no estén pensando en irse”, aclara.

Caso contrario ocurriría con las dedicadas al sector minero-energético, que deben analizar si se quedan, se van o llegan, pues deben medir ventajas o desventajas y confrontarlas con otros países de la región, en lo que Colombia no sale bien parada. Por ejemplo, un estudio de Baker & Mckenzie concluye que el país está a la cabeza de un grupo de 7 naciones en Latinoamérica en donde más se paga impuesto sobre la renta. Esto, debido a que para el año fiscal 2016 la tasa final de sumar el impuesto sobre la renta y el recargo conocido como Cree (Contribución Especial para la Equidad) es del 40 por ciento. Además, si la reforma tributaria de este año no dispone otra cosa, en el 2017 el porcentaje subirá a 42 por ciento, y en el 2018, a 43 por ciento.

Por su parte, el presidente de The Coca-Cola Company para la región Andina, Bruno Petracci, manifestó su beneplácito porque la Comisión de Expertos Tributarios tenga un diagnóstico claro sobre la situación tributaria y sea asertiva a los comentarios, para que la reforma que salga del Congreso de la República promueva más inversión. Por tanto, aunque esperan con expectativa los cambios, confirman que seguirán invirtiendo en el país.

Lo que producen al país al año es igual a lo que valen las 4G

No existe un inventario de las empresas estadounidenses asentadas en Colombia, pero el CEA estima que representan alrededor del 7 por ciento del PIB, es decir, unos 56 billones de pesos o unos 18.667 millones de dólares, un poco más de lo que valen las vías 4G. De hecho, entre las 200 más grandes del país hay 28 de ellas.

Igualmente, según indican el Banrepública y www.losdatos.com, EE. UU. representa el 20,7 por ciento de la inversión extranjera directa (IED), seguidos por Panamá, con 13,2; Inglaterra, con 11,8, y España, con 9,2.

Se estima que entre 1994 y el 2015 han ingresado desde EE. UU. 31.720 millones de dólares,sobre un total de 152.603 millones de dólares en IED total.

“A nuestras empresas les gusta lo que se propone sobre zonas francas, siempre y cuando se mantengan los derechos que ya están establecidos para las que ya están. Se debe conservar también el régimen de zonas francas off shore, porque si no serían inviables”, añade Ricardo Triana, director del CEA.

Igualmente, considera que la propuesta de gravar los joint venture o acuerdos de colaboración empresarial frenaría también la inversión.

Por ello propone que si hay cambios en estos dos regímenes, las compañías que hayan obtenido beneficios anteriores no los pierdan.

No obstante, sostiene que a pesar de la afectación del precio del petróleo y la tasa de cambio, las empresas estadounidenses siguen creyendo en Colombia, pensando en el largo plazo y fortaleciendo la inversión local.

Por su lado, Kevin Whitaker, embajador de EE. UU. en nuestro país, dijo en abril que las compañías de su país constituyen el motor de crecimiento y un lazo muy estrecho con Colombia. “Por esto, el CEA es indispensable para la relación entre los países, siendo un aliado fundamental para la embajada en asuntos económicos”, agregó.

Desde el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (Mincit) dijeron que la inversión de EE. UU., desde la entrada en vigencia del TLC, aumentó en un 8,2 por ciento en sectores que van desde el minero-energético hasta los de infraestructura, hotelería y tecnología, entre otros.

En efecto, desde el 2012 sumó 9.702 millones de dólares, cuando del 2008 al 2011 solo arribaron 8.965 millones de dólares.

“Los acuerdos de estabilidad jurídica se mantienen y no cambiarán”, aseveraron. Agregaron, además, que los cambios tributarios sí los adopta cada país de acuerdo con sus políticas.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.