Gringos

Gringos

Una presidencia del burdo Donald Trump es un simulacro de Apocalipsis.

notitle
28 de julio 2016 , 05:34 p.m.

El mundo ahora mismo está lleno de hastiados que se atreven a decir –se lo oí el otro día a un señor que no lee el periódico desde 1991– que “da igual quién sea el presidente de los Estados Unidos porque en el mejor de los casos va a ser un gringo”. Pero, tal como se ha estado repitiendo para demostrar que de nada sirve repetirlo, lo cierto es que una presidencia del burdo Donald Trump es un simulacro de Apocalipsis, un paso antes de la invasión extraterrestre que sabemos, una profecía de Nostradamus de mal gusto, una de las fantasías suplicantes de los fundamentalistas: los cínicos y los yihadistas votarían por Trump, llenos de sí mismos, solo para probar por fin que no es real la democracia ni es real la civilización, sino esta conspiración de unos pocos esclavistas decadentes que un día que no llega habrá que sacarlos a la fuerza.

“Todos los gringos son salvajes”, “todos los políticos son iguales”, “todos los gobiernos son fachadas”: el camino a las dictaduras está hecho de frases como esas.

Creo que la convención del Partido Demócrata fue un buen recordatorio, esta semana, de que el teatro de la democracia –con sus bambalinas perversas, con sus instituciones ineptas, con sus elecciones sospechosas– es la manera más humana de contener a una sociedad: de lunes a miércoles el excandidato Bernie Sanders, la primera dama Michelle Obama, el expresidente Bill Clinton y el presidente Barack Obama le pidieron a un estadio lleno de demócratas que aunque la detesten respalden sin ambages la candidatura presidencial de Hillary Clinton porque es de lejos la persona más preparada para el cargo, porque no hay que despreciar el hecho de que sea la primera mujer en llegar a ese lugar en 227 años de democracia, porque qué clase de ejemplo va a ser el fanfarrón de Trump para los provincianos niños gringos.

Quisieron advertir todos, uno a uno, que cualquier pueblo del mundo es susceptible de –con el pretexto del hastío que producen los políticos– entregarse a su verdugo.

No da igual quién sea el presidente de los Estados Unidos. No da igual por qué ni por quién se vota en ningún país de este santo mundo que anda parodiando su historia, pero la verdad es que solo reconoce semejante obviedad un ciudadano que no se sienta más decente que todos los políticos, ni se coma el cuento de refundar patrias, ni caiga redondo en la trampa de los nacionalismos, ni se deje seducir por verdades a medias pronunciadas por patrones que se autoproclaman mesías: “vamos a construir un gran muro fronterizo para detener la inmigración ilegal”, “el mundo es mucho menos estable que cuando Obama tomó la decisión de poner a Clinton al mando de la política exterior”, “nuestro presidente ha usado la presidencia para dividirnos por raza y color”, mintió Trump la semana pasada en la convención del derechizado Partido Republicano.

Y sí, dan asco el machismo, la homofobia, el racismo, la xenofobia, pero acá en la teoría: en este pequeño mundo en el que leemos columnas.

No en esta vasta cadena alimenticia en donde Trump no solo es la práctica, sino que ha estado ganando las encuestas: el tiburón aclamado por los pececitos.

Paul Simon, que en las elecciones primarias donó a la campaña de Sanders su canción 'America', interpretó 'Bridge Over Troubled Water' en la convención demócrata para que la eterna división de los liberales entre puros e impuros no empuje a su país de inmigrantes a ser una peligrosa caricatura gobernada por un mamarracho (“todos los gringos son brutos”), pero ha debido cantarles la primera canción de su nuevo álbum a ver si dejan la tontería: una profecía ominosa, 'The Werewolf', que ve a un paso “el último arcoíris”, que tiene claro que el día del juicio final es mañana: Trump.


Ricardo Silva Romero

www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.