Homenaje a emberas y kunas en pasarela de Colombiamoda

Homenaje a emberas y kunas en pasarela de Colombiamoda

Andrés Pajón y Felipe Cartagena presentaron una colección que resalta a la mujer latina.

notitle
27 de julio 2016 , 10:49 p.m.

Anoche había razones de sobra para celebrar: Rosa Gallego cumplía 59 años y se sentía la más orgullosa por lo que han logrado Andrés Pajón, su hijo de sangre, y Felipe Cartagena, su hijo de corazón, socios y propietarios de la marca de ropa femenina de lujo Andrés Pajón, de la que ella es el principal motor.

Otro motivo es que su colección primavera - verano 2017 rinde homenaje a comunidades indígenas colombianas como los embera y kuna, que “hemos dejado en el olvido y están en riesgo de desaparecer junto con su valioso legado ancestral”, dice Felipe.

Por eso, su pasarela se convirtió en el escenario en el que se juntaron los tres, para que, en medio de abrazos, recordaran los tiempos de lucha y sacrificios que debieron realizar para alcanzar el sueño de hacer empresa en el sector de la moda. Y ha valido la pena.

Este emprendimiento, que nació hace siete años, fue reconocido como un modelo de negocio por el programa Épica de la Alcaldía de Medellín.

Y este miércoles, de hecho, lo confirmó al mostrar el laborioso trabajo artesanal con los emberas y kunas, a los que decidieron apoyar comprando su producción y no recibiendo sus piezas en consignación o realizándoles pagos diferidos.

“Lo hemos hecho así porque queremos implementar un modelo de negocio justo con ellos”, agrega Felipe, quien hizo el primer contacto con miembros de estas comunidades indígenas cuando los vio vendiendo su arte y, otras veces, pidiendo limosna en las calles de Medellín.

Andrés Pajón, de 31 años, es hijo de Rosa, una costurera que a punta de una máquina de coser Singer de pedal, que tiene desde los 14 años, le pagó la carrera en diseño de moda. Y Felipe Cartagena, de 27 años y diseñador de la escuela Arturo Tejada, hijo de una vendedora de chance y un vigilante que migraron a España, es el artífice de que Pajón y su mamá se arriesgaran a apostarle a pensar en grande.

“Él nos motivó a tomar el riesgo de expandir nuestro negocio, que empezó en la sala de mi casa, en el barrio Manila”, recuerda Rosa en su marcado acento paisa. Hoy, ellos tienen una gran tienda en el parque Lleras de El Poblado, en el sur de Medellín.

En su pasarela presentaron 33 salidas con variadas siluetas, unas más ajustadas y otras más amplias, que exaltan la figura de la mujer latina.

Cinco imponentes afrodescendientes fueron las encargadas de abrir el desfile. Lo hicieron luciendo vestidos estampados con la figura del jaguar colombiano, símbolo de su colección.

Prendas en jersey y satín de seda y chifón en rojos, amarillos, negros y dorados primaron en su propuesta, en la que rescataron la exquisitez del trabajo de los emberas con las chaquiras y las grafías y geometrías de los kunas.

La colección que presentaron es una apuesta para exaltar la sensualidad de la mujer colombiana con delicadeza y glamur. “Y para invitar a los colombianos a que aunemos esfuerzos para evitar la desaparición de nuestras etnias y, con ellas, de todo su legado ancestral”, concluye el joven diseñador Pajón.

FLOR NADYNE MILLÁN M.
Enviada Especial de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.