Las claves del título de Atlético Nacional en la Copa Libertadores

Las claves del título de Atlético Nacional en la Copa Libertadores

Reinaldo Rueda, Franco Armani y Miguel Borja, entre lo más destacado del equipo 'paisa'.

notitle
27 de julio 2016 , 10:37 p.m.

Atlético Nacional es campeón de la Copa Libertadores. El ‘verdolaga’ fue el mejor del torneo de principio a fin y es justo vencedor. El equipo de Reinaldo Rueda lideró las estadísticas y el juego y se ganó el derecho a festejar.

Para FUTBOLRED, estas fueron las seis claves del conjunto antioqueño para coronarse por segunda vez en su historia en la Libertadores.

Reinaldo Rueda

Al DT vallecaucano no le pesó reemplazar a Juan Carlos Osorio, el entrenador más ganador (por cifras) en la historia de Nacional. Su etapa en el ‘verdolaga’ comenzó con escepticismo, pero un año después es totalmente histórica: título de Liga, de Superliga y, nada menos y nada más, de Copa Libertadores.

La experiencia de Rueda ha sido vital para formar y fortalecer un grupo de jugadores experimentados y juveniles, todos con un potencial que demostraron partido tras partido. Sorprendió cuando debió hacerlo con algunas variantes para sus encuentros y supo encontrar los reemplazos cuando fue necesario o cuando alguna de sus figuras no pasaba por el mejor momento. ¡El mérito es para Reinaldo!

El Atanasio, un fortín. De visitante, muy seguro

Nacional fue el mejor equipo jugando de local y por fuera. De 14 partidos que disputó, solo perdió uno, mientras que empató tres y venció en 10. Festejó en 25 oportunidades y solo encajó seis anotaciones, para una diferencia de +19. En cuanto a puntos, logró 33 y su rendimiento fue de 78,5 por ciento.

Pero hay más. La institución antioqueña fue el equipo más goleador y el del arco menos vencido en la actual Libertadores. Terminó con su arco en cero en 9 de los 14 juegos que afrontó y en siete visitas a sus rivales logró cuatro triunfos, dos empates y apenas una derrota. Y jugando en el Atanasio fue más infalible: seis victorias y una igualdad. ¡Impresionante!

La seguridad de Franco Armani

Siempre apareció. El argentino es, hoy por hoy, el referente futbolístico de Nacional. Su presencia en el arco llenó de tranquilidad a sus compañeros a lo largo del torneo. Si algo no salía bien en las líneas que estaban delante de él, Armani aparecía y evitaba cualquier problema. ¡Arquerazo!

Experiencia y juventud en marca

Sí hubo una zona en la que Rueda encontró total equilibrio entre jóvenes y experimentados fue en la de marca, tanto en defensa como en el mediocampo. Alexis Henríquez hizo una gran pareja de centrales con Dávinson Sánchez y cuando alguno no pudo estar, aparecieron Francisco Nájera o Felipe Aguilar. Y en los laterales, Farid Díaz y Daniel Bocanegra siempre dieron seguridad y buena producción en ofensiva por sus respectivas bandas.

En la zona de volantes, Alexánder Mejía y Sebastián Pérez se entendieron a la perfección. En la fase de grupos, Pérez tuvo un nivel altísimo y cuando bajó un poco, Mejía y su experiencia dijeron ‘presentes’.

Marlos Moreno, Orlando Berrío y Miguel Ángel Borja

Los tres pilares de la delantera. Cada uno tuvo su momento y brilló cuando le tocó. Además, estuvieron ahí para relevar a su compañero cuando alguno no estaba pasando por el mejor momento.

El primero en sobresalir fue Marlos. Su fase de grupos fue superlativa. Parecía que él solo hacía los partidos para Nacional, fabricaba los triunfos. Pero Moreno bajó su nivel y en octavos y cuartos fue el turno para Berrío, quien figuró en las series contra Huracán y Rosario Central, respectivamente.

Ya en las semifinales y la final, Borja, el recién llegado, revalido que está pasando por el mejor momento de su carrera y cuatro partidos le bastaron para ser el goleador de Nacional en la Libertadores, con cinco tantos. Pudieron ser más, pero no estuvo fino en la vuelta de la final.

También hay que decir en la ida de la semifinal y la final, Marlos y Orlando tuvieron un buen desempeño.

¡Los tres estuvieron claritos con el gol en la Copa!

El aporte de Guerra y Torres

Aunque no figuraron como Moreno, Berrío y Borja, los volantes sí que dieron una gran mano en cuanto a ideas se refiere. El barranquillero y el venezolano fueron los encargados de tener el balón, de tranquilizar cuando las revoluciones eran altas, de darle rapidez al equipo cuando parecían pasivos. Los cerebros, los inteligentes del plantel. ¡Trabajo silencio, pero efectivo!

Redacción Futbolred

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.