'La violación es más que una palabra, es un arma de guerra'

'La violación es más que una palabra, es un arma de guerra'

La directora de cine Anne Fontaine habló con EL TIEMPO de su película 'Inocentes'.

notitle
27 de julio 2016 , 05:40 p.m.

La directora Anne Fontaine se ha especializado en las miradas femeninas. Sus películas hablan de mujeres de diversas condiciones en distintas épocas.

'Perfect Mothers', 'Coco antes de Chanel' y 'Nathalie X' son una muestra.

Este jueves llega a los cines 'Inocentes', drama inspirado en hechos reales, acerca de un convento donde varias religiosas están embarazadas después de haber sido violadas. Son otras víctimas de la guerra que acaba de terminar (Polonia, 1945).

Fontaine conversó de su filme con EL TIEMPO.

¿Qué tanta inmersión tuvo en la vida conventual para escribir el guion?

Debí prepararme mucho, acercarme a los ritos, vivir en el silencio que domina a esos lugares, qué es exactamente lo que pasa dentro de una comunidad de mujeres que le han entregado sus vidas a Dios. Para mí era de suma importancia filmar desde adentro y no solamente observar de lejos.

Llama la atención el poder de la madre superiora...

Es impresionante. La jerarquía pesa mucho en el convento. Su rigor se fundamenta en proteger la orden religiosa. En la historia, la superiora hace cosas terribles, pero sufre mucho también. Cuando les habla a las demás hermanas, se enfoca en su tragedia porque puede estar equivocada, pero son sus creencias.

Es curioso cómo Mathilde, una voluntaria de la Cruz Roja atea y rebelde que descubre el horror, termina siendo la idea de santidad para esas religiosas...

Su posición es compleja porque quiere actuar para ayudar a los sobrevivientes (de un campo de concentración nazi). Pero cuando se topa con estas religiosas, no puede proceder del mismo modo. Su decisión ondea entre lo que quisiera hacer y lo que le toca por el mundo religioso en el que se está adentrando. Debe buscar la forma de salvar vidas y sacarlas de esa pesadilla.

Al tiempo, ella también aprenderá otras formas más complejas de enfrentar la realidad, que van más allá de su idea de profundidad y solidaridad.

¿El filme ha generado reacciones negativas?

Para nada. En Francia, la Iglesia católica y muchos creyentes que lo vieron han emitido buenos comentarios. Incluso, en el Vaticano hicimos una proyección para 300 monjas, obispos y sacerdotes cercanos al papa Francisco. Fue muy revelador porque es un tema que se ha mantenido oculto durante mucho tiempo. Y es triste porque sigue siendo actual. Violación es más que una palabra, es un arma de guerra. 

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.