Conozca las maravillas naturales del Caquetá

Conozca las maravillas naturales del Caquetá

Este territorio, donde palpita la selva, se abre al ecoturismo.

notitle
27 de julio 2016 , 05:38 p.m.

La llanura amazónica, por un lado, y la cordillera Oriental, por el otro, compiten por guiar cada paso de los viajeros que se internan por los desconocidos caminos del Caquetá. Territorio donde el conflicto armado colombiano había ocultado, por más de 50 años, la riqueza de su ‘oro verde’, y que hoy tiene sus esperanzas en el ecoturismo.

El departamento está bañado por 16 ríos, todos caudalosos y de aguas cristalinas, y por cientos de quebradas que han formado misteriosos cañones a lo largo del tiempo, como el de El Niño. Los lugareños dicen que de noche se oye el llanto de un bebé, así que lo mejor es recorrerlo de día. No por miedo a la leyenda, sino para apreciarlo en toda su magnitud.

Queda en la reserva La Dalia, a 25 minutos en carro desde Florencia, capital del Caquetá. Está en el municipio La Montañita, en la vía que conduce hacia San Vicente del Caguán, donde venden plátanos maduros con queso, similares al aborrajado del Valle del Cauca, a 1.500 pesos.

El cañón tiene 4,0 kilómetros de longitud, y en algunas partes las paredes alcanzan los 20 metros de altura. De ellas cuelgan las lianas. Es como caminar por una ‘calle de agua’ que ha formada la quebrada La Cajona. El agua transparente deja ver pequeñas piedras redondas. Unas son blancas y otras amarillas con visos mostaza, que brillan con los delgados rayos del sol que logran colarse entre la vegetación. El recorrido, de unas cuatro horas, puede terminarse con un plato de sancocho de gallina servido en la casa campesina de Alfonso Ovalle, anfitrión de Las Dalias.

El cañón tiene 4,0 kilómetros de longitud. Foto: Leonardo Gualy

Camino de esta reserva se pasa por el río Orteguaza, por donde las caucherías transportaban en el siglo pasado, rumbo a Europa, la materia prima sobre la que giraba la economía de la región. Hoy, cerca de mil familias, que ya piensan en el posconflicto, han retomado la siembra. Hay 5.600 hectáreas en producción.

Este río conecta con Puerto Arango, el más importante para los lugareños, por el mercadeo. Algunas de las embarcaciones tienen literas en la parte superior, porque sus propietarios viven en ellas, y en la parte de abajo transportan las reses. El Caquetá es tierra ganadera y por eso en toda mesa siempre sirven carne fresca.

Otra ruta para recorrer es la del sur, la que lleva camino al Portal del Fragua, a una hora en carro desde Florencia. En medio de una imponente montaña, que parece partida en dos, avanza el río Fragua.

Cuenta la leyenda que dos jóvenes que pertenecían a tribus enemigas se enamoraron y sus comunidades los persiguieron hasta cazarlos. Y les quitaron la vida. Pero la pareja fue bendecida por los dioses y, por toda la eternidad, quedaron mirándose frente a frente, lo que explica la fractura de la montaña. Ahí, la selfi es obligatoria.

Camino al Portal del Fragua se pasa por Belén de los Andaquíes, el municipio con el nombre más lindo de Colombia –que nunca se dejó evangelizar– y por San José del Fragua, con un malecón para disfrutar del río y de una limonada bien fría, hecha con limón-mandarina, típico de la región.

Allí se concentran los viajeros al caer la noche, por lo fresco. También pueden pedir las hamburguesas que, en lugar de pan, llevan plátano. Recomendadas.

El Caquetá tiene una temperatura promedio de 28 grados, pero la sensación térmica es de 35, por la humedad. Las lluvias llegan en mayo, julio y julio.

El departamento está bañado por 16 ríos, todos caudalosos y de aguas cristalinas, y por cientos de quebradas que han formado misteriosos cañones a lo largo del tiempo. Foto: Archivo Particular.

Paraíso virgen

En el municipio de San José del Fragua está la Piedra del indio Apolinar, el último hombre jaguar. Según la leyenda, se subía a esta roca, de 40 metros de diámetro y 27 metros de altura, y tomaba la forma de un felino. Es un sitio sagrado para la comunidad indígena inga, pues ahí se recargan de buena energía. Quienes lo visitan también pueden practicar rituales similares, para aligerar el equipaje de la vida.

En esta ruta se pasa también por el municipio de Morelia. En el parque central hay una pileta con el pirarucú, un pez propio del Amazonas que llega a medir hasta tres metros, y en un costado hay una pastelería cuyas recetas son alemanas. Este es otro de los secretos mejor guardados del Caquetá: tienen un pastelero alemán.

Hans Mosler, de 78 años, llegó en 1951, como técnico pecuario. Pero se quedó, se casó con una caqueteña con quien tuvo cuatro hijos, que crecieron en estas tierras pero se fueron a estudiar a Alemania y allá se quedaron. Mosler se dejó atrapar por el amor y el embrujo de la selva.

En estas tierras no hay predio que no tenga su propia cascada, como El Paraíso de Pedro, rodeado por la quebrada Morrocoya. Está situado en la vereda El Limón, en zona rural de Florencia, a 20 minutos.

El agua que cae de la cascada es muy fría, los visitantes pueden bañarse ahí o recorrer la quebrada, surcada por piedras que forman hoyos que funcionan como una especie de jacuzzi al natural.

El Paraíso de Pedro está en la vía a la Nueva Jerusalén. Camino a su predio se pueden ver las casas de los gregorianos, una comunidad religiosa a la que hay que entrar descalzos.

También están los monos ardilla, que bajan de los árboles, se dejan fotografiar y consentir y comen mucho plátano maduro.

“El Caquetá es un zoológico abierto”, dice el biólogo Leonardo Gualy, guía que conoce los rincones más inesperados.

Los hermosos atardeceres de Caquetá, están acompañados de ríos, cascadas y espectaculares rutas por recorrer. Foto: Leonardo Gualy

De paseo por Florencia

En Florencia, capital del Caquetá, hay una réplica de la escalera del palacio de Carlos V, situado en la colina de La Alhambra. Pueden ascender por ella en el edificio Curiplaya (‘playa dorada’, en lengua huitoto), donde hoy funcionan la Escuela de Bellas Artes y una emisora comunitaria.

Otra construcción que sobresale es la Catedral de Nuestra Señora de Lourdes, de estilo republicano y con tres naves en punta.

En esta ciudad, de 170.000 habitantes, son famosos los dulces, galletas y mermeladas de arazá, fruto del Amazonas que se cosecha cuatro veces al año. Su sabor es similar al del tamarindo.

Los quesos diferenciados, con marca registrada, son otra debilidad de los viajeros. “Son de leche de pastura, no de concentrados, por eso tienen buena solidez, ideal para la fabricación de quesos”, dice Henry Arenas, de Lácteos del

Hogar, donde el cuajado y el moldeado se hacen de forma artesanal.

“Nos ha tocado sufrir las duras y las maduras. En Florencia tenemos 136.00 víctimas del conflicto armado, pero la invitación es a mirar hacia el futuro”, dice Mauricio Perdomo, el alcalde de un territorio que tiene centradas sus esperanzas en el turismo.

“Lo que buscamos es que los viajeros se vayan de aquí con una sonrisa y llenos de experiencias únicas”, dice Magda Triana, secretaria de Turismo de Florencia.

Si usted va...

La aerolínea colombiana Satena vuela a Florencia desde Bogotá y Cali. Informes: www.satena.com

En Las Dalias, el plan senderismo, con guía y almuerzo, cuesta 45.000 pesos. En el Paraíso de Pedro, la actividad, con guía y almuerzo incluidos, cuesta $ 35.000. Informes: 311-8015766.

Hoteles como el Kamani ofrecen tarifas de $140.000 la noche en habitación doble; incluye desayuno e impuestos; en habitación sencilla, 101.000.

Para información turística y contacto con el guía: http://www.caqueta.travel/ (8) 4359399.

GLORIA INÉS ARIAS
Redactora de EL TIEMPO
* Por invitación de Satena 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.