Gracias a Plan Nescafé, con el café todos ganan

Gracias a Plan Nescafé, con el café todos ganan

Difícilmente hay algo que enorgullezca más a los colombianos que su café.

notitle
27 de julio 2016 , 03:33 p.m.

Difícilmente hay algo que enorgullezca más a los colombianos que su café. Su sabor hace parte de su cotidianidad y su aroma está impregnado en sus tradiciones. Cuando un colombiano piensa en el café sabe de dónde viene. Por su mente pasan imágenes de las hileras verdes de cafetales en las cordilleras y de las manos llenas de tierra de quienes recolectan los granos rojos.

Es un dicho popular decir que a alguien “le cayó la roya” si pasa por una racha de mala suerte, pues en el imaginario colectivo se entiende la magnitud de esta plaga que, en las zonas cafeteras, sigue siendo una amenaza y no una simple expresión. Si las plantas se enferman, el golpe empieza en el bolsillo de los campesinos productores y repercute en quienes componen la larga cadena que cada grano de café recorre desde su origen hasta ser transformado en una de las bebidas más consumidas en el mundo.

Para los comerciantes de café sería fácil tomar la decisión de no involucrarse más allá de la transacción y desentenderse del proceso de producción, o buscar un segundo vendedor en caso de que el primero no tenga una buena cosecha. No obstante, para Nestlé las relaciones con sus proveedores son esenciales y, por eso, ninguna de esas alternativas se adaptaría a la filosofía de la compañía que celebra 150 años y cada vez se involucra más en el bienestar de la comunidad.

Por otro lado, ser el mayor comprador de café en el mundo significa tener que conseguir 15 millones de sacos al año, de los cuales, actualmente, 1,3 millones provienen del campo colombiano. Esto quiere decir que la compañía compra casi un 10 por ciento de la producción nacional y, por eso, necesita que los caficultores del país generen los volúmenes necesarios para abastecer sus fábricas. Si esto no se cumple, todos pierden.

La idea tampoco es cumplir con la magnitud de la producción a cualquier precio. Por el contrario, el fin es generar condiciones que beneficien tanto a los productores como a los compradores, algo a lo que le apunta el Plan Nescafé, una iniciativa global que favorece a los diferentes actores de las cadenas productivas en los países donde la compañía hace presencia con Nescafé. Esto hace parte de la estrategia de Creación de Valor Compartido, la forma en la cual Nestlé hace negocios y a la vez trabaja por el crecimiento y el desarrollo social.

El Plan Nescafé consiste en darles a los caficultores las herramientas que desconocen o no aplican en sus procesos productivos, con el fin de aumentar el rendimiento y lograr que la calidad del grano sea la adecuada para lograr la exportación.

Entre los objetivos del programa están ahorrar el 20 por ciento de agua y el 30 por ciento de energía en toda la cadena de producción de Nescafé e incrementar la eficiencia y el ingreso de los agricultores. Para lograrlo, se llevan a cabo acciones como visitas a las fincas con personal especializado que brinda asistencia técnica o se distribuyen plántulas resistentes a plagas, como la famosa variedad Castillo.

Aunque no es fácil demostrar los beneficios de aplicar estos cambios a los caficultores, pues los resultados tardan varios meses y hasta años en llegar, poco a poco el Plan Nescafé ha logrado aceptación. Desde 2010, el programa se implementó en el país en alianza con la Federación Nacional de Cafeteros, y hasta ahora ha llegado a más de 16 mil productores en el Valle del Cauca y Risaralda, donde se han distribuido 33 millones de plántulas.

Ya se habla de cinco mil hectáreas renovadas de café en el país gracias al Plan, de una mejora en las condiciones de vida de los productores y, sobre todo, de un café sostenible para todos. De este programa no solo se beneficia Nestlé, sino los agricultores y el medio ambiente, en el marco de una iniciativa que no se define como caridad ni filantropía, sino como el fortalecimiento de toda una cadena productiva en la que el objetivo no es solamente comprar el mejor café, sino fortalecer a los cafeteros de Colombia.

REDACCIÓN: CONTENT MARKETING

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.