Las 'apps' incumplen con las normas que rigen el trabajo formal

Las 'apps' incumplen con las normas que rigen el trabajo formal

Estas nuevas formas de trabajo flexible desconocen la seguridad social de sus empleados.

notitle
26 de julio 2016 , 06:12 p.m.

En los últimos años hemos asistido a una rápida evolución de los dispositivos móviles en Colombia. De cargar con un simple teléfono en nuestro bolsillo –conocido anteriormente como flecha– pasamos a convertirnos en nativos digitales que llevamos durante 24 horas del día un mini computador de mano con nosotros.

La revolución de los 'smartphones' o teléfonos inteligentes ha traído una amplia gama de servicios y oportunidades de negocio que han sido catalogadas por Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, como la cuarta revolución industrial.

Actualmente con los dispositivos móviles en nuestros bolsillos y de la mano de las aplicaciones (apps) tenemos la posibilidad de movilizarnos fácilmente en lugares desconocidos o sostener videollamadas con otros continentes en una misma pantalla. Pero éstas no solo se quedaron en ofrecernos servicios virtuales de ubicación, entretenimiento y comunicaciones, sino que en el último lustro se han convertido también en herramientas que sirven para intermediar y facilitar la prestación de servicios reales como domicilios y transportes de pasajeros.

Hasta este punto es innegable que muchas de las 'apps' nos facilitan la vida, pero hay que preguntarse cómo en estas nuevas formas de trabajo flexible se integra la dimensión de la formalidad y la seguridad social de los trabajadores.

Hay aplicaciones cuyos vínculos con los mercados laborales locales son mínimos, pero hay otras que implican relaciones de trabajo más directas y formas de empleabilidad. Estas últimas plantean un reto mucho mas amplio, pues mas allá de la satisfacción de los usuarios y la comodidad para acceder a un servicio de domicilio a través de Rappi o servicios de transporte como Uber, vale la pena cuestionarnos qué garantías en términos de formalidad laboral se les van a garantizar a los trabajadores de estas aplicaciones en los contextos locales.

El debate es amplio pues para algunos las plataformas son simples herramientas de autoempleo, y al no existir figuras patronales directas las relaciones laborales son mucho más abstractas y por lo tanto las responsabilidades sobre los aportes de pensión y pagos de seguridad social quedan en un limbo donde terminan siendo ignorados por ambas partes.

Insisto en que las 'apps' nos facilitan la vida, pero requieren regulación tanto en la prestación de sus servicios como en las relaciones laborales que mantienen con sus colaboradores. No puede ser posible que las nuevas tecnologías de la información sean un motor que ayude a engrosar las cifras de informalidad del mercado laboral colombiano que, según el DANE durante el trimestre móvil marzo – mayo de 2016, mostraba que la proporción de ocupados informales era del 47,6%.

En este debate hay que ser creativos pues estas nuevas formas de trabajo no se pueden catalogar simplemente como independientes o cuentas propias pues hay un vínculo directo y cercano con la aplicación y esta también debería asumir en parte la responsabilidad.

El debate es amplio, pero es el momento de ponerlo sobre la mesa, las cifras de informalidad son contundentes y de hecho desde 2013 el Ministerio de Trabajo ha pensado en decretos para que en sectores con altos niveles de informalidad como el del servicio doméstico o el de los taxistas se busquen formas de garantizar los aportes a salud y pensión.

Ahora les llegó el momento a las aplicaciones móviles y no por el afán de crear empleos y hacer eco del uso de estas aplicaciones para muchas actividades cotidianas, se debe dejar de lado un tema vital para el desarrollo del país y la calidad de vida de las personas como lo es la creación de puestos formales de trabajo, que permitan generar mayor desarrollo económico y financiero.

DIEGO GUEVARA
Profesor del Programa de Economía y Finanzas Internacionales
Universidad de La Sabana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.