Andrés Pajón y Felipe Cartagena: la pareja de lujo de Colombiamoda

Andrés Pajón y Felipe Cartagena: la pareja de lujo de Colombiamoda

Presentan su nueva colección en Medellín de la mano de Carrusel y el Banco de Bogotá.

notitle
26 de julio 2016 , 03:06 p.m.

Desde que Andrés Pajón entró a estudiar diseño de moda en la Colegiatura Colombiana de Medellín tenía claro que quería ser su propio jefe. No porque tuviera problemas con la autoridad, sino porque siente que fluye con más naturalidad y libertad al momento de darles forma a sus creaciones.

(Ver: Galería de fotos colección Primavera-Verano 2017 de Andrés Pajón)

Su tienda en el Parque Lleras de El Poblado, en Medellín, comunica mucho de su propio universo. Está ambientada con los colores negro, dorado y crema que caracterizan a la firma Andrés Pajón.

En la decoración no hay nada al azar. Es tanta la fascinación de Pajón por el dorado, que incluso el vaso en el que toma su acostumbrado té es de ese color. Y lo mismo se observa en los muebles de su oficina y los aparadores de donde cuelgan sus diseños.

Es lunes en la mañana, y sentados en la oficina del diseñador, ubicada en la segunda planta de su tienda de ropa de lujo femenina, parece que llega el momento de las reminiscencias.

Su mamá, Rosa Gallego, quizá la costurera más conocida de Antioquia estos días, echa una mirada al lugar y con una voz firme que no oculta un profundo agradecimiento dice: "Nosotros crecimos por él –y señala a Felipe–, porque éramos miedosos. Él hipotecó su casa para comprar las máquinas de coser porque no queríamos nada viejo en nuestro nuevo negocio".

 

Andrés Pajón, colección primavera-verano 2017. Fotografía: Andrés Oyuela

Andrés y su mamá hablan de Felipe Cartagena, diseñador y socio de la firma. “Si no fuera por él, hoy seguiríamos cosiendo en mi casa, en el barrio Manila, y yo desplazando mi cama a otro rincón para darle más espacio a nuestra empresa, porque ya no cabíamos. Él llegó a nuestras vidas para ayudarnos a crecer”, dice Rosa, sin quitarle la mirada a Felipe, a quien considera su otro hijo.

Rosa Gallego, no hay duda, es la columna vertebral de esta firma de jóvenes creadores que ha conquistado un espacio en la moda femenina colombiana. Andrés la considera su mayor inspiración. Ella cose hace 44 años, desde que tenía 14. Heredó ese talento de su mamá.

Rosa se define como una costurera “a mucha honra”, una que pertenece a la vieja escuela del diseño, esa que hacía los vestidos en periódico y luego en tela. Andrés, que soñaba con estudiar medicina forense, terminó por ella en el mundo del diseño. ("No entiendo cómo decía que quería estudiar medicina forense sí les tenía pánico a las agujas”, cuenta ella).

Lo del diseño parecía inevitable porque solía acompañarla desde que era niño a cuanto curso de confección se apuntaba Rosa. Esta mujer delgada y de agudo sentido del humor ha diseñado piezas para la ópera y para artistas como el Grupo Galé, Richie Ray y Bobby Cruz y, por supuesto, para sus clientas de toda la vida. Ella es la jefa de taller de Andrés Pajón.

Rosa Gallego, la madre de Andrés Pajón, cose desde los 14 años. Ella es la jefa de taller de la firma. Y es, además, la principal inspiración de su hijo.

De Rosa, madre soltera cabeza de familia, el diseñador aprendió la disciplina y la fortaleza para afrontar los momentos duros. Como cuando se atrasaban con el pago del semestre de la universidad donde estudiaba...

“A Andrés lo sacaban de clases y tenía que aguantar comentarios como: 'usted se equivocó de lugar, porque esto no es para pobres'", recuerda esta mujer antioqueña que ayudaba a su único hijo para que no se dejara ganar de los comentarios hirientes. "Usted es millonario porque tiene la capacidad para trabajar y me tiene a mí; yo, cómo sea, reviento", le decía ella.

Mientras, Rosa rogaba para que aparecieran clientas y le pedía al rector de la universidad más plazos para pagar el semestre. "Usted sabe que yo soy como la justicia, cojeo pero llego". Por ese carácter indeclinable y férreo se ganó el apodo de 'la Matrona'.

Felipe Cartagena, director creativo de marca (izq) y Andrés Pajón, diseñador, (der). Fotografías: Andrés Oyuela

Una empresa épica

Como firma, Andrés Pajón ganó Épica, un concurso promovido por la Alcaldía de Medellín que premia a jóvenes emprendedores del diseño de moda y que manejan modelos de negocio que se convierten en un ejemplo e inspiración para otros.

Andrés y Felipe son los diseñadores, socios y propietarios de esta marca. Ambos reconocen con orgullo sus orígenes humildes. Andrés, de 31 años, repite en cuanta entrevista da que es hijo de la costurera más famosa del barrio Manila, de Medellín, y que a punta de una máquina Singer de pedal lo sacó adelante.

Felipe, de 27 años, creció en la Comuna 6 del barrio Pedregal, en la capital antioqueña, y es hijo de una vendedora de chance y de un vigilante que migraron hace 15 años a España en busca de un mejor porvenir. Por eso considera a Rosa Gallego como su segunda mamá.

Los diseñadores se conocieron hace once años en un chat. Andrés es más introvertido, de pocas palabras. Felipe, más efusivo y conversador.

Ambos se entienden con una sincronía asombrosa a la hora de trabajar. Parece que se leyeran la mente. Se interpretan muy bien sus ideas y se profesan tanto respeto y admiración que Andrés, a quien le cuesta tener jefes, no duda en reconocer que de quien sí recibe órdenes sin ningún problema es de Felipe.

Esta dupla exitosa empezó su empresa hace siete años en Medellín con la firme convicción de que cada proyecto que incuban es por y para Colombia. "Así la situación no pareciera la más propicia como cuando comenzamos, pero cuando uno crece en el seno de una familia paisa aprende a amar su cultura, la antioqueña y la colombiana, y a sacar sus sueños adelante", cuenta Felipe.

Por eso no es gratuito que todas sus colecciones sean inspiradas en Colombia. Y esta, que se presenta en Colombiamoda, no es la excepción.

Un día que Felipe salía a trotar por la ciclovía, cerca de El Poblado, vio a indígenas desplazados de la comunidad de los emberá “que estaban vendiendo su arte o pidiendo limosna”, recuerda el diseñador, que se declara admirador del exquisito trabajo que esta etnia hace con las chaquiras.

Su situación empezó a llenarlo de cuestionamientos sobre “por qué nuestras comunidades indígenas están en las calles, por qué permitimos que sean maltratadas junto con sus legados ancestrales y vivan en riesgo de extinción”, dice.

Andrés Pajón, colección primavera-verano 2017.

Diseños con sabor a Colombia

Con los días empezaron un acercamiento con los integrantes de esta comunidad y les propusieron trabajar en su colección primavera-verano 2017.

Andrés y Felipe insisten en que quieren desarrollar modelos de negocio más justos con los artesanos indígenas, por eso no reciben sus productos en consignación, con pagos diferidos a 30 o 60 días. “Pajón y Cartagena les compran sus diseños. Esto les permite tener un flujo de dinero más claro y preciso”, indica Felipe.

La colección que presentan con la revista CARRUSEL y el Banco de Bogotá cuenta con 33 salidas y reafirma esa visión glamurosa del universo femenino tan característica de Pajón y Cartagena.

Los antioqueños han construido su marca “con los diseños que hacen para una mujer que le gusta llamar la atención y no teme explorar su sensualidad, sin caer en el exhibicionismo y la vulgaridad”, agrega Pajón.

En algunas de las piezas se enfatizan las líneas sirena que, sin duda, son las protagonistas de la noche, pero también se atreven a jugar con siluetas amplias.

Y, obviamente, se puede ver la gran apuesta de los diseñadores por el trabajo artesanal de los emberá en diversos tejidos y la inspiración gráfica y geométrica de los kuna.

Los colores insignia de la marca, como el negro, el dorado, el crema y el blanco, están presentes, pero también se atreven a explorar con los azules oscuros, particularmente el azul noche, rojos y amarillos.

Experimentan también con otras fibras naturales. Los tacones son en madera y hay joyas con baño de oro precolombino. Esto sin contar el tributo que le rinden al jaguar de las selvas colombianas. Toda una declaración de intenciones.

Fotos: Andrés Oyuela. Diseñador: Andrés Pajón. Director creativo de marca: Felipe Cartagena. Asistente de diseño: Julián Bega. Accesorios de la libertad, exclusivos para Andrés Pajón. Piezas en macramé de Oropéndola, exclusivas para Andrés Pajón. Asistentes de fotografía: Ross Morrison y Luis Martín Velásquez. Modelos INforma models: Marly Velásquez, Mónica Hernández, Juana Martínez, Aleja Navarro. Maquillaje y pelo: Norma Sánchez. Producción: Carolina Baquero. Coproducción: Margarita Gómez – INforma models. Locación: Casa Vieja – Juanito Laguna yuela.

FLOR NADYNE MILLÁN M.
@ NadyneMillan

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.