Al 'boom' económico de Ecuador le llegó la recesión

Al 'boom' económico de Ecuador le llegó la recesión

La bonanza petrolera y el devastador terremoto del pasado abril, algunos factores del decrecimiento.

notitle
25 de julio 2016 , 09:11 p.m.

Ecuador está en recesión. El boom económico que le dio durante varios años la bonanza petrolera y que llevó al gobierno del presidente Rafael Correa a gastar sin límite en inversión social y en infraestructura en los años anteriores se acabó.

El mismo mandatario lo reconoció recientemente al afirmar que su país registró un decrecimiento del 3 por ciento en el primer trimestre del 2016, el peor en una década. “Tenemos tres trimestres consecutivos de decrecimiento, lo cual claramente habla de una recesión de la economía que nadie ha negado”, señaló Correa.

Pero la recesión comenzó a mostrar su cara desde finales del 2014, cuando el precio internacional del petróleo empezó a caer en picada y pasó de 95 dólares por barril en el 2013 a 47 dólares en el 2014, y luego a 32 en el 2015, momento en el que Ecuador cerró su año con un crecimiento del producto interno bruto (PIB) del 0,5 por ciento, casi tres puntos por debajo del que se registró en el 2014.

No solo la caída del precio del petróleo afectó los ingresos fiscales del Gobierno, también el flujo de recursos –que, según expertos, están casi agotados– el gasto público y las perspectivas de crecimiento. (Además: Rafael Correa pasó de criticar al FMI a solicitar su apoyo)

A eso se suma la apreciación del dólar a nivel mundial, lo cual hace menos competitivas nuestras exportaciones en general”, dijo a EL TIEMPO Carlos de la Torre Muñoz, director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Pontifica Universidad Católica del Ecuador.

A la lista, señaló a este diario el analista económico ecuatoriano Pablo Dávalos, también hay que añadirle que las medidas de ajuste impulsadas por el Gobierno a comienzos de este año –principalmente el aumento de los impuestos– han producido una disminución de la demanda interna y han reducido la actividad económica.

Desde el Palacio de Carondelet, Correa le ha atribuido algo de la recesión al “devastador” terremoto del pasado 16 de abril, que dejó pérdidas por más de 3.000 millones de dólares.

Hay quienes afirman que el Gobierno tiene razón, pues los daños causados por el sismo en infraestructura y telecomunicaciones lo obligaron a un gasto inmediato para evitar la paralización de la economía de las regiones afectadas, sumado al hecho de que se tuvieron que invertir millones de dólares para ayudar a los damnificados por el movimiento telúrico.

Pero otros argumentan que las regiones de Manabí y Esmeraldas, las más afectadas por el terremoto, solo representan el 10 por ciento del PIB ecuatoriano, una participación marginal con respecto al resto de la economía.

“El terremoto no es de los elementos más importantes para explicar la crisis. Los terremotos permitieron el acceso a líneas de crédito y ayudaron a reactivar la economía del país. No explican para nada la recesión que se está viviendo en Ecuador en estos años”, señaló Dávalos. (Además: Entre réplicas, Ecuador intenta recuperarse del sismo del 16 de abril)

Las consecuencias de la recesión ya se empiezan a sentir. Por un lado, las cifras de desempleo y subempleo han aumentado por la desaceleración de diferentes sectores económicos.

Algo ‘momentáneo’

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos de Ecuador (Inec), el desempleo en junio pasado se ubicó en 5,3 por ciento con relación al 4,5 por ciento que se registró en el mismo mes del 2015, mientras que el subempleo pasó del 13,2 por ciento en el 2015 al 16,3 por ciento este año.

Por otro lado, se ha dado una disminución en el consumo, sobre todo en aquellos sectores de bienes y servicios que no son de primera necesidad, como el turismo y la construcción.

“Con un poco de suerte, todavía creceríamos en el 2016, pese a que nos ha pasado de todo”, dijo Correa. Y no es para menos. El presidente intenta inyectar algo de optimismo al país para dar a entender que la recesión será “momentánea”.

Analistas estiman que se están dando los pasos correctos, como el anuncio de la Banca ecuatoriana de la futura entrega de 10.000 millones de dólares, el 10 por ciento del PIB, en créditos durante el segundo semestre del 2016.
“Esa es una inyección muy importante, que va a reactivar la actividad productiva”, afirmó De la Torre, y aseguró que ya se ven las señales de la recuperación.

“El precio del petróleo ya se está estabilizando alrededor de los 50 dólares por barril, algo importante porque se generan ingresos desde el exterior. La actividad exportadora, de alguna manera, se ha acomodado y logra sostener los ingresos. La actividad económica interna está reactivándose”, agregó.

Otros consideran que la recesión va para largo. “Es probable que, tal como están las cosas, la recesión continúe este y el próximo año. Es decir, el Ecuador tardará no menos de dos años en recuperarse”, señaló Dávalos.

Por ahora, el Fondo Monetario Internacional (FMI) –que le otorgó a Quito un crédito de 364 millones de dólares sin condicionamientos, otorgado por la emergencia que provocó el terremoto y por la necesidad que tiene Ecuador en su balanza de pagos–dijo esta semana que la economía ecuatoriana decrecerá menos de lo proyectado, sin estimar una cifra exacta.

Pero la pregunta es si el petróleo le vuelve a hacer el milagro al gobierno de Correa y, con un aumento en su precio, lo ayuda a cerrar el año mejor que el -0,7 por ciento del PIB proyectado a inicios del 2015.

SANDRA RAMÍREZ CARREÑO
Redacción INTERNACIONAL
En Twitter: @esalgosimple

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.