La capital de la bici

La capital de la bici

Son muchos los desafíos que tiene Bogotá para convertirse en referente de este medio de transporte.

25 de julio 2016 , 08:57 p.m.

Bogotá es, de lejos, la capital de América Latina en donde la bicicleta es la reina. Sus 392 kilómetros de ciclorrutas y los más de 600.000 viajes que se realizan a diario en ella son credenciales que avalan dicha afirmación. Todo ello sin contar con que fue la capital la que inspiró el fenómeno de la ciclovía y, en el 2014, implementó el programa ‘Al colegio en bici’, que beneficia a más de 4.000 estudiantes.

Aun así, Bogotá no aparece entre las ciudades del mundo que brindan condiciones para andar en cicla, una lista que encabezan capitales como Copenhague (Dinamarca), Ámsterdam y Utrecht (Holanda), entre otras.

Y es porque no bastan indicadores que, si bien son relevantes, están lejos del ideal para entrar en este selecto grupo. La infraestructura, la facilidad y disponibilidad de biciparqueaderos, la seguridad y un entorno ambiental sostenible son determinantes. Y es allí donde Bogotá tiene serias falencias.

Ganarse el rótulo de ser la capital de la bicicleta en América Latina, como lo ha anunciado la administración Peñalosa, requiere, en consecuencia, una mejora sustancial de estos ítems. Y ello incluye la redefinición del concepto de ‘cultura de la bici’, que tiene que ver no solo con movilidad, sino con una nueva relación que ha de tejerse entre usuarios, peatones y conductores. En esa tarea deben empeñarse a fondo todos los actores de la vía: el Gobierno; la ciudadanía, porque es la doliente principal de lo que pasa en la calle, y la empresa privada.

Los 120 kilómetros adicionales que se requieren de ciclorrutas, los cicloestacionamientos y su integración al transporte público, y llegar a un millón de viajes al día, son esenciales, pero esto no debe desviar el foco de algo que la misma Administración ha expresado: un cambio de actitud en el comportamiento ciudadano. Finalmente está la inseguridad. A juicio del secretario de Movilidad, es una de las razones principales para que menos gente se suba a la bicicleta.

Como se ve, son muchos los desafíos que le esperan a Bogotá para convertirse en referente de este medio de transporte y recreación. Lo bueno es que la materia prima ya está: el empoderamiento de la bici en el entorno urbano. Y eso hay que aprovecharlo.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.