Instalan sensores para medir calidad de agua del río Teusacá

Instalan sensores para medir calidad de agua del río Teusacá

Datos permitirán evaluar si el líquido es potable o no, y si hay vertimientos de químicos.

notitle
25 de julio 2016 , 08:18 p.m.

Realizar un mapeo de las zonas donde se pueden presentar vertimientos de químicos y otras sustancias tóxicas, y una base de datos sobre la calidad del agua del río Teusacá, es lo que busca un proyecto ambiental en el que participan la Universidad de los Andes, el acueducto Progresar y los vigías ambientales de la gran cuenca.

El objetivo de este trabajo mancomunado es brindar información sobre el estado del afluente, que surte a varios acueductos veredales y que lleva el líquido vital a más de 6.300 usuarios, en siete municipios de Cundinamarca.

Para ello fue necesaria la construcción de sensores electrónicos que miden la conductividad y la temperatura del agua, en un proyecto piloto que desarrolla la Universidad de los Andes en la cuenca y que contó con la participación de dos colegios del municipio de La Calera.

Los datos del sensor se registran por medio de una aplicación móvil; luego, estos serán enviados a una plataforma que está terminando de construir la universidad, y que será pública, para quienes quieran conocer esta información.

“Son cerca de 30 parámetros que se necesitan para medir la calidad del agua. Empezamos con estos dos, y la idea es ir aumentando las variables”, señaló Alba Ávila, profesora asociada al Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de los Andes y vocera del proyecto.

De acuerdo con la explicación de la investigadora, “medir, por ejemplo, la conductividad permite identificar qué metales puede tener el agua, si hay carga de iones, entre otros, porque eso cambia las propiedades del agua potable”.

Según la observación, se establecen unos rangos de conductividad y temperatura, y dependiendo de la variación que presenten se pueden determinar las condiciones del agua.

Por otro lado, Sebastián Arévalo, asistente de investigación de ingeniería eléctrica y electrónica, y quien ha trabajado de cerca en los talleres con comunidades de la cuenca del río Teusacá, destacó la importancia de su participación en el proyecto.

La idea es montar una red de monitoreo ciudadana en la que sean los mismos ciudadanos quienes se apropien de la tecnología, tomando mediciones a lo largo del tiempo. Ellos pueden mirar una trazabilidad de los indicadores del río y advertirles a las entidades que están variando. Es un sistema de alerta”, explicó Arévalo, quien también ha trabajado de la mano de los investigadores Juan Camilo Cárdenas y Alba Ávila.

Construyendo sensores

En la casa cural de La Calera se reunieron el viernes los estudiantes de noveno grado del colegio departamental El Salitre, a cargo de la profesora Mayerly Moreno, docente de ciencias naturales.

Esta es la mejor manera de que ellos aprendan sobre conocimientos de la materia de una manera interactiva, dado que en la institución no contamos con laboratorios”, explicó la docente, quien está vinculada al proyecto ‘Análisis de la calidad del agua del río Teusacá’, que manejan los vigías ambientales de la Gran Cuenca.

Los estudiantes, guiados por los investigadores Alba y Sebastián, de la universidad de los Andes, participaron en la construcción de 10 sensores con los que se podrán realizar mediciones a lo largo del río.

Se organizaron por duplas (hombre y mujer), atendieron las recomendaciones de los cuidados que debían tener en el laboratorio, identificaron los materiales de trabajo para elaborar el sensor y, finalmente, se comprometieron a colaborar en las mediciones que se harán periódicamente.

Para muchos era la primera vez que tenían en sus manos materiales de electrónica, como resistencias, chips, interruptores y cautines.

Al final de la jornada, los diez grupos lograron construir el sensor que permitirá medir la conductividad y la temperatura de las aguas del Teusacá, que luego fue instalado en un tarro plástico para que pueda ser sumergido en el afluente. “Ellos son jóvenes muy comprometidos con el medioambiente”, concluyó la docente Mayerly.

Para Enrique Baena, gerente del acueducto Progresar, la participación de los estudiantes es esencial. “Ellos son jóvenes que se encargarán de cuidar la cuenca”, destacó.

Además de esta actividad, en horas de la mañana se realizó una jornada de limpieza de la ronda del río, en la que también participaron estudiantes del colegio Cooperativo Pablo VI.

“Este es un evento anual, y los estudiantes nos estaban insistiendo en participar porque están comprometidos con cuidar la cuenca. Retiramos varios desechos del cauce”, explicó la profesora Diana Ortiz, de la asignatura de biología.

MICHAEL CRUZ ROA
Redacción Cundinamarca
En Twitter: Michael_CruzRoa
Escríbanos a miccru@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.