Temor al terrorismo yihadista aumenta en Alemania por ola de ataques

Temor al terrorismo yihadista aumenta en Alemania por ola de ataques

El sirio que detonó una bomba en Ansbach grabó en un video su intención de atacar al país.

notitle
25 de julio 2016 , 08:18 p.m.

El temor al terrorismo yihadista aumenta en Alemania con el segundo atentado de esa índole en una semana, tras confirmarse que el sirio solicitante de asilo que el domingo se mató al detonar una bomba en Ansbach grabó en un video su intención de atacar en el país de acogida.

Como ocurrió después de que el pasado lunes un refugiado afgano de 17 años atacara con un hacha a los pasajeros de un tren regional de Baviera, la agencia de noticias Amaq, vinculada al Estado Islámico (EI), aseguró el lunes que el suicida de Ansbach era uno de sus “soldados”.

Al igual que hizo el chico afgano en Wurzburgo, el joven sirio, que dejó a 15 personas heridas al estallar su bomba, de ellas cuatro en estado grave, había grabado un video en el que anunciaba su intención de atentar contra los alemanes para vengar la muerte de musulmanes. (Además: Estado Islámico dice que atacante suicida en Alemania le obedecía)

El hombre, identificado como Mohammad D., se declaraba en la grabación seguidor de Abu Bakr Al Bagdadi, líder del grupo EI, lo que llevó a la Fiscalía federal a asumir la investigación del atentado ante la sospecha de que lo cometiera como integrante de esa organización terrorista.

El atacante intentó pasar al festival de música que se celebraba en el centro de la ciudad, con asistencia de 2.500 personas, pero no lo dejaron pasar porque no tenía entrada.

Está claro que es un atentado con un trasfondo islamista. Si el autor estaba en contacto con el grupo EI, se está investigando todavía”, manifestó en rueda de prensa en Nuremberg, en las cercanías de Ansbach, el ministro del Interior bávaro, Joachim Herrmann. (También: Luego de la masacre, Múnich se siente vulnerable)

El hombre, de 27 años y originario de la ciudad siria de Alepo, había llegado hacía dos años a Alemania y su petición de asilo había sido denegada tras comprobarse que había recibido antes protección en Bulgaria.

La orden de expulsión a ese país quedó en suspenso por sus problemas psicológicos –había intentado suicidarse en dos ocasiones y había ingresado a un hospital psiquiátrico–, pero se reactivó el pasado 13 de julio.

Debía abandonar Alemania en treinta días y los investigadores deben aclarar ahora si esa orden fue un desencadenante de su acción.

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.