Meluk le cuenta... (No le fue mal, pero tampoco bien)

Meluk le cuenta... (No le fue mal, pero tampoco bien)

A Nairo hay que elogiarlo y reconocerle la valía de su tercer puesto, pero también le cabe crítica.

notitle
24 de julio 2016 , 09:18 p.m.

Como nos desbordamos en la fiesta de los triunfos embriagados de alegría y orgullo, también nos sumimos en la cruda y oscura cadena de reproches e insultos en la derrota. Nos pasa todos los días, a toda hora, con todo y en todo.

A la Selección Colombia de fútbol le va bien y suenan los vallenatos, le destapan elogios y la montan en un carro de bomberos. A esa misma Selección le va mal y es la peor, una fachada de empresarios para vender troncos y un grupo de mercenarios sin amor patrio.

Esta semana pasó con Nairo Quintana, el mejor ciclista de nuestra historia. Como no pudo derrotar a Froome, como no pudo atacar, como no pudo igualar sus dos subtítulos, como no pudo ganar el Tour de Francia como lo esperaban él, su equipo y todo el país, fue insultado, pordebajeado y ridiculizado en las redes sociales.

Pero desde que dijo que estaba enfermo por una misteriosa alergia no confirmada por nadie de su equipo y logró quedar de tercero y subir al podio de los Campos Elíseos, volvió a ser nuestro superhéroe, nuestro ‘Naironmán’, nuestro ‘Titán’. ¡Y ay del que se atreva a criticarlo! ¡Ay del infame que dude de él, de sus estrategias o de su capacidad!

Si bien su esfuerzo se le reconoce y su tercer puesto es bueno, su meta era ser campeón, como lo dijo tantas y tantas veces. Y no se pudo por la superioridad de Chris Froome, porque Romain Bardet (sí, Bardet, ¿lo tenían en sus cuentas?) también fue mejor; porque empezó a perder desde un descuido admitido por tomar agua; porque Movistar, el equipo campeón del Tour (¡no se les olvide eso!), siempre ha corrido de manera conservadora; porque Froome le ganó en la bajada, en el plano, en la montaña, en la contrarreloj, y porque no tuvo las fuerzas, quizá por esa enfermedad que dijo tener.

A Nairo hay que elogiarlo y reconocerle la valía de su tercer puesto, pero a él también le cabe crítica. Con Nairo somos potencia mundial en el ciclismo, como Alemania o Argentina lo son en el fútbol. Alemania fue semifinalista de la Eurocopa... ¿Le fue bien? Argentina fue subcampeona de la Copa América... ¿también le fue bien?

Roberto Pombo, director de este diario, cuenta en su libro El tiempo por cárcel que Gabriel García Márquez decía que en Colombia no hay opinión pública sino hinchas, y que ese ‘hinchismo’ es la única manera que tenemos en este país de aproximarnos a todo. Por eso insultaron y elogiaron a Nairo. Miren nada más el proceso de paz.

Según Pombo, ese ‘hinchismo’ se trasladó al periodismo y por eso se juzga fácil y se emiten sentencias severas, verticales y firmes. Por eso, cuando se trata de comprender un hecho sopesando aristas y factores se es tachado de tibio o acomodado. “Siempre es más fácil juzgar que entender, siempre es más fácil tomar partido que buscar las causas”, afirma.

El Tour ya terminó y a Nairo Quintana no le fue mal, pero es seguro que tampoco le fue bien. Y eso último puede que no le guste a la opinión pública. Perdón, a los hinchas...

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.