Cinco mitos sobre el endeudamiento público

Cinco mitos sobre el endeudamiento público

Minhacienda sustenta recuperación del grado de inversión a través de reformas fiscales.

notitle
24 de julio 2016 , 08:29 p.m.

1. Este es el Gobierno de la bonanza

Falso. La caída en los ingresos fiscales (gráfico 1), consecuencia en la actual coyuntura del desplome de los precios del petróleo, ha sido la más pronunciada de los últimos 35 años y, en particular, bastante mayor que la que se dio durante el periodo 2008-2010. Sin los ingresos parcialmente compensatorios que se aprobaron en la reforma tributaria del 2014, la pérdida de ingresos del Gobierno durante el periodo 2013-2016 fue equivalente a 3,4 puntos porcentuales del PIB.

2. La deuda pública está creciendo sin límite

Falso. La deuda del Gobierno Nacional refleja las necesidades de financiamiento del déficit fiscal, cuyo tamaño, a su vez, está definido por la ley de la Regla Fiscal (gráfico 2). Dicha regla está construida sobre dos pilares básicos: una senda rígida de reducción del déficit estructural del Gobierno Nacional, que debe cumplir con metas volantes fijadas para los años 2014, 2018 y 2022. Por otra parte, un componente flexible que permite desviaciones temporales de las metas estructurales, cuando la economía crece a un ritmo distinto a su potencial o cuando los precios del petróleo están desviados de su nivel de largo plazo. Una característica clave de este componente flexible es que las desviaciones permitidas no las decide el Gobierno, sino un Comité Consultivo independiente. En el gráfico 2 se muestra la evolución del déficit del Gobierno Nacional, como porcentaje del PIB, durante la última década.

3. La deuda ha sido más alta durante este gobierno que en los anteriores

Falso. Durante el periodo 2011-2014, el endeudamiento del Gobierno fue inferior, como porcentaje del PIB, al observado en los tres gobiernos anteriores (gráfico 3). El aumento observado en el 2015 obedeció a circunstancias relacionadas con la devaluación de la moneda y no a un incremento en las necesidades de financiamiento del Gobierno.

Al cierre del 2014, el 32 por ciento de esa deuda era obligaciones externas, en línea con los objetivos de política fijados por el Ministerio de Hacienda. En buena parte, como resultado una devaluación durante el 2015 (la tasa de cambio pasó de 2.392,5 pesos al cierre del 2014 a 3.149,5 al cierre de 2015), el valor en pesos de la deuda externa del Gobierno Nacional aumentó 42 por ciento en el 2015. Como porcentaje del PIB, la deuda externa neta pasó de 11,5 por ciento del PIB en el 2014 a 15,5 por ciento en el 2015. Este aumento se explica en un 81 por ciento por la devaluación de la tasa cambio.

4. La deuda va a seguir aumentando

El Comité Consultivo de la Regla Fiscal le ha fijado al Gobierno Nacional una senda de ajuste que debe llevar su déficit fiscal de 3,9 por ciento del PIB este año a 1 por ciento en el 2022, igualando así en esa fecha el déficit permitido por el Comité con el déficit estructural que ordena la ley.

En línea con ese compromiso, el proyecto de Presupuesto General de la Nación para el 2017, que se radicará en el Congreso el 29 de julio próximo, presentará una reducción en el gasto de 0,6 por ciento del PIB para el Gobierno Nacional frente al 2016.

Como consecuencia del cumplimiento de las metas estipuladas por el Comité Consultivo, la deuda neta del Gobierno se estabilizará como porcentaje del PIB en el 2017 y empezará a descender a partir del 2018, llegando a 29,2 por ciento del PIB en el 2027.

5. El aumento de la deuda externa se debe al Gobierno

Falso. La deuda externa de Colombia pasó de 78.000 millones de dólares en el 2012 a 111.000 millones en el 2015, es decir, un incremento de 33.000 millones (gráfico 5). El 25 por ciento de ese aumento se debió a un mayor endeudamiento del Gobierno central por 8.000 millones de dólares, mientras que el 73 por ciento obedeció a la suma de los mayores endeudamientos del sector privado (12.000 millones) y de las empresas públicas y entidades descentralizadas, como Ecopetrol y EPM (12.000 millones de dólares).

Es importante mencionar que las reformas fiscales implementadas durante los primeros años de la administración del presidente Santos, que le permitieron a Colombia recuperar el grado de inversión, así como el cumplimiento de las metas impuestas por la Regla Fiscal desde el 2011, les han abierto tanto al sector privado como a las empresas públicas y las entidades descentralizadas la oportunidad de acceder a recursos de crédito externo en condiciones favorables.

Mauricio Cárdenas
Ministro de Hacienda y Crédito Público

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.