RCN, Caracol y carroña / El otro lado

RCN, Caracol y carroña / El otro lado

'Informan en el estilo Uribe: mentiras, odios y gozo con el dolor ajeno'.

notitle
24 de julio 2016 , 03:55 p.m.

La televisión colombiana está aburrida porque está dominada por la carroña informativa: mentiras, odio y venganzas. Menos mal hay ficción.

Ficciones. Hay que aceptar que si RCN eliminara su noticiero, sus programas seudohumor y sus 'realities'… todo sería mejor.

Cuando de ficción se trata, todo bien. La serie de Juan Gabriel, 'made in' México, todo bien: 10 puntos de rating.

Lo mismo pasa con 'Bloque de búsqueda', que marca muy bien, 'Azúcar', 'Contra el tiempo' y 'Betty'. Todas marcan bien, muy bien. Están en buen relato y a la gente les gusta. Pero RCN insiste en cambiar de horarios, programar noticias carroña y hacer humor gomelo. Y pierde.

Noticias. RCN pierde por goleada. Y todo por querer ser uribista y carroña, que es lo mismo.

Los boyacenses escribieron en la carretera en una maravilla artística: “¡RCN fuera. No gratos! Boyacá territorio de paz”. Y todo porque RCN es un canal militarista y represivo y salió a defender al Esmad y la violencia institucionalizada cuando mató a un joven de Duitama.

RCN siempre a favor de la moral de la represión y la guerra. No entienden que Boyacá dijo paz, ellos solo ven guerra.

Caracol carroña. Pero no es solo RCN, el periodismo carroña de 'Séptimo día' goza con la mentira y odia a los indígenas. Le gusta el morbo de los débiles. Odia a los excluidos, no se mete con los poderosos.

Su 'rating' es el odio. Hay mala leche porque se es valiente contra los pobres, no contra los ricos; soberbio contra los débiles, no contra los poderosos. Se editorializa sin datos y sin contexto. Por ejemplo, que los indígenas son de las Farc y que Paloma Valencia y el señor Rangel son la ley.

César Rodríguez Garavito escribió sobre este caso en 'El Espectador': “Curiosa forma encontró el programa 'Séptimo día' para celebrar el día mundial de los pueblos indígenas. Durante tres domingos, a propósito de denuncias puntuales, sacó conclusiones generales tan tendenciosas que dejó la sensación de que la corrupción, el alcoholismo, la violencia sexual, la infiltración guerrillera y el robo de tierras son la regla entre los indígenas”.

Y concluye que 'Séptimo día' propaga el otro mito sobre los indígenas: “Si no son buenos salvajes, entonces son salvajes sin más. Y así los retrató en episodios plagados de fallas investigativas y periodísticas”, y se queja de que “todo eso habría precisado periodismo serio. Y una mínima consideración con la historia y la justicia”. Y de eso 'Séptimo día' no tiene nada.

Ni RCN ni Caracol tienen conciencia pública, solo sensacionalismo por el 'rating' y el negocio ¡Qué chiquita es su cabeza! Solo billete. Boyacá y los indígenas se quejan. Y tienen razón. Pero RCN y Caracol creen que solo son una manada de campesinos e indígenas igualados.

La verdad es que RCN y Caracol informan en el estilo Uribe: mentiras, odios y gozo con el dolor ajeno. El problema no es Colombia, son sus ricos. El problema es Caracol y RCN.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.