Chris Froome, rumbo a ser leyenda en el Tour de Francia

Chris Froome, rumbo a ser leyenda en el Tour de Francia

El británico ya había ganado la carrera francesa en el 2013 y 2015.

notitle
23 de julio 2016 , 09:31 p.m.

Chris Froome tiene algo en común con los ciclistas Philippe Thijs, Louison Bobet y Greg LeMond: son los únicos corredores que han logrado tres coronas del Tour de Francia en la historia de la competencia que terminó este domingo.

Froome subió al primer cajón del podio de París, a sus 31 años, cumplidos el pasado 20 de mayo, en la mejor demostración de un corredor frente a sus rivales, pues el keniata, nacionalizado en Inglaterra, dominó la prueba de una manera aplastante.

Su mamá murió de cáncer y su padre era el encargado de programar safaris para los extranjeros.

Este domingo se repite la imagen del 2013 y del 2015, con un Froome con la camiseta amarilla de campeón del Tour, pero, muy seguramente, las fotos registrarán algo distinto, porque podría tener en sus brazos a Kellan, su hijo de siete meses, fruto del amor con Michelle Cound.

En una tierra de atletas campeones, Chris no se dedicó a ese deporte, más bien la exploración fue lo que le llamó la atención.

Al lado de su amigo, Ngong Hills, Froome subió montañas y se enfrentó con la peligrosa fauna de país natal, pero era un reto para ambos.

Regresaba a su casa, pero en su maletín llevaba escorpiones y serpientes. A estas últimas les hacía un nudo y las envolvía; sin embargo, no podía entrar a la vivienda, sus padres lo obligaban a dejar los animales en libertad.

De un momento a otro comenzó a sentirse mal de salud, luego de varios exámenes le descubrieron que tenía esquistosomiasis, después de que pescando con lanza en un río a su cuerpo entraron larvas que le atacaron los glóbulos rojos, lo que le causó fatiga y fiebres altas.

Cuando tenía 7 años, su papá le regaló una bicicleta y se transportaba en ella. Seis años después, Chris se fue a vivir a Johannesburgo, luego de la separación de sus padres, y allí estudió interno en el St. John’s College.

Después de probar en el ciclomontañismo, a Froome le ofrecieron hacer parte del equipo de ruta Konica Minolta, de donde salió para el Barloworld, que orientaba el italiano Claudio Corti, quien se lo llevó para Italia.

En ese país se instaló en Chiari (Bérgamo), motivado porque podía visitar a su novia de ese entonces, que trabajaba en Milán.

En el Barloworld compartió con dos ciclistas colombianos: Félix Cárdenas y Mauricio Soler, pero no era una gran figura, un referente de las bielas y los pedales.

Le tocó esperar un buen tiempo para comenzar a ganar. Sus primeros años no fueron buenos, pero cuando corrió el primer Tour de Francia, en el 2007, se dio cuenta de que podía superarse y ganarlo algún día.

En esa ocasión fue 84 y solo tuvo argumentos para trabajar duro y ganar la carrera, no sin antes hacer el curso, pues en el 2012 fue segundo en la Vuelta a España, detrás de Juan José Cobo.

Chris Froome se ha ganado un lugar en el palmarés del Tour de Francia, ya van tres y por lo visto en la carrera de este año sus objetivos de obtener más victorias no pararán, porque parece imbatible, pues ni siquiera el totazo del viernes pasado lo pudo derrotar.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @LisandroAbel

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.