Así se descubrió el dopaje ruso, la trampa que sacudió al deporte

Así se descubrió el dopaje ruso, la trampa que sacudió al deporte

El sistema organizado creado para ocultar positivos dejó afuera al equipo de atletismo de los JJ.OO.

notitle
23 de julio 2016 , 02:51 p.m.

La creación de un sistema de dopaje organizado, que incluye a deportistas, entrenadores y hasta al mismo Gobierno ruso, dejó sin olimpiada al equipo de atletismo y tiene en entredicho a toda una nación no solo por ser permisivo, sino por patrocinar el dopaje de sus deportistas.

A pesar de que este domingo, el COI (Comité Olímpico Internacional) no sancionó colectivamente a la delegación rusa y dejó en manos de cada Federación Internacional la decisión de dejar afuera a deportistas rusos de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, la mancha en la historia para equipo de atletismo ruso, uno de los más ganadores de la historia, que no podrá participar en Brasil, será permamente.

Esa historia empezó a cambiar el 13 de noviembre del 2015 con las palabras del presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), Richard Pound, “Todo aquello era cierto. Es más, todo es peor de lo que pensaba”. Ese día la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (Iaaf, por sus siglas en inglés) decidió suspender de toda actividad al equipo de atletismo de Rusia.

Pound se refería al documental Secreto oficial dopaje. ¿Cómo crea Rusia a sus ganadores?, de la televisión alemana ARD, publicado el 3 de diciembre del 2014 y que develó la trama sistemática del dopaje ruso.

En el reportaje, varios deportistas rusos, e incluso el mismo un exdirector de la Agencia Rusa Antidopaje (Rusada), dicen que el 99 % de los atletas rusos se dopan, y que de lo contrario nunca obtendrían los resultados que tienen.

¿Cómo se dopaban?

El informe McLaren, realizado por el investigador canadiense de la AMA Richard McLaren, detalló paso a paso cómo los atletas, entrenadores y el Gobierno ruso se confabularon para cubrir los positivos de los atletas. Los Juegos Olímpicos de Invierno del 2014, en Sochi (Rusia), fueron el escenario para poner al servicio de los deportistas dopados todo un sistema organizado, que incluía funcionarios del Gobierno.

La trampa empezaba antes de los Juegos, los deportistas entregaban una muestra de orina limpia; luego, las autoridades de la Rusada las almacenaban en un congelador. El atleta se dopaba y competía normalmente, y entregaba la muestra a alguien de la organización.

En la noche funcionarios del Servicio de Inteligencia Ruso (FSB) se hacían pasar por un ingenieros de alcantarillado, entraban al laboratorio y reemplazaban la orina de la competencia por la limpia que tenían almacenada, sin romper las tapas de seguridad.

Gobierno, bajo sospecha

Además de participar en el cambio de muestras y de ser sospechoso de las muertes de los dos exdirectores de la Rusada, según la segunda entrega del informe McLaren, publicado el pasado lunes 18 de julio, el viceministro ruso de Deportes, Yuri Nagornykh era advertido de cada positivo, y él decidía a quién beneficiar o no.

Según la investigación, Nagornykh usaba dos palabras: ‘salvado’, para decidir si se encubría un atleta y protegerlo de que se le descubriera el positivo; o ‘cuarentena’ si se seguía el procedimiento normal de antidopaje.

Este encubrimiento del Estado solo se podría comparar con el dopaje de Alemania Oriental. Los resultados de esta nación durante los tiempos de la Guerra Fría eran sorprendentes. Las sospechas se levantaron en los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976, cuando las nadadoras lograron 11 de 13 medallas de oro posibles. Y luego, en Seúl 1988 quedaron de segundos en el medallero general con 102 preseas.

Años después, con la caída del régimen comunista se supo que una política de Estado obligaba a los deportistas a doparse. Varios atletas denunciaron que las consecuencias en su cuerpo para ocultar los positivos fueron irreversibles.

Atletas, fuera de Río

Tras la sanción al equipo de atletismo de Rusia, decretada por la Iaaf el 13 de noviembre del año pasado, 68 atletas ‘limpios’ apelaron la decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en inglés) para poder participar en la Olimpiada de Río de Janeiro 2016. Sin embargo, el TAS mantuvo la decisión de la Iaaf, lo cual impide la participación de los atletas rusos en los próximos Juegos Olímpicos.

Sin embargo, en el informe McLaren se aclara que hay más de 30 disciplinas deportivas en las que se presentaron positivos en los últimos años. A pesar de ello, este domingo el COI decidió que será cada Federación Internacional la que decida si los deportistas rusos de cada disciplina pueden o no participar en Río-2016.

De este domingo al 5 de agosto, día en que se inaugurarán los Juegos Olímpicos, se verá si además del equipo de atletismo otros deportistas rusos se quedan por fuera porque a pesar de 'salvarse' de una sanción colectiva, las dudas continúan y la sospecha de que el dopaje en Rusia es una política de Estado sigue vigente.

CAMILO MANRIQUE V.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @camilomanriquev

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.