Aún son un misterio las motivaciones del autor de la masacre en Múnich

Aún son un misterio las motivaciones del autor de la masacre en Múnich

El atacante, un alemán-iraní de 18 años y sin antecedentes, mató a 9 personas y luego se suicidó.

notitle
22 de julio 2016 , 08:40 p.m.

Un solo atacante habría sido el autor del tiroteo ocurrido este viernes en un centro comercial del norte de Múnich que dejó nueve personas muertas y al menos 21 heridos, algunos de ellos de suma gravedad.

Se trata de un alemán-iraní de 18 años residente en la capital bávara, según la policía, y que no tenía antecedentes.
“Las motivaciones siguen estando totalmente no dilucidadas”, dijo el jefe de la policía local.

Añadió que el autor gritó algo en el momento de pasar al acto, pero la investigación aún no ha permitido saber qué exactamente. Una patrulla policial lo hirió con arma de fuego, pero el joven logró escapar. La policía descubrió más tarde su cuerpo sin vida, y constató que se había suicidado.

“En el marco de la investigación, hemos descubierto una persona que se dio la muerte”, tuiteó antes la policía, y añadió que “se trata muy probablemente del autor, que actuó solo”.

Tras hacer avanzar la investigación, se desactivó la alerta que regía en la ciudad desde el tiroteo y se autorizó que el transporte público vuelva a funcionar.

En principio se había difundido la versión de que serían tres los atacantes, basada en diversos testimonios de testigos. Pero la investigación llevó a concluir que fue solo uno y que se habría suicidado.

Tras el tiroteo se había activado en la ciudad la alerta antiterrorista y se habían desplegado efectivos de todos los cuerpos policiales disponibles, con apoyo de agentes desplazados de otros estados federados.

La canciller Ángela Merkel convocó para este sábado una reunión de su Consejo Federal de Seguridad en Berlín.

En la noche de este viernes se especulaba que las motivaciones podrían ir desde el terrorismo yihadista, dado el reciente incidente en el que un inmigrante afgano atacó con un hacha y un cuchillo a los pasajeros de un tren en Wurzburgo, y que fue reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI), hasta un ataque racista ultraderechista, debido a que este viernes se cumplieron cinco años de la masacre cometida por el extremista blanco Anders Behring Breivik, quien mató a 77 jóvenes en Utoya (Noruega). Pero el hecho de que el supuesto autor tenga origen iraní no aclara nada la cuestión, porque los iraníes son en su mayoría chiíes, que no comparten las ideas de los extremistas suníes como las que representa el EI.

El ministro alemán de la Cancillería, Peter Altmaier, hizo hincapié en que se investiga en todas direcciones, sin descartar ni un ataque ultraderechista ni un atentado yihadista, aunque no existen hasta ahora indicios en esa dirección. Un portavoz policial explicó que el tiroteo es abordado por la policía como un atentado terrorista porque los testigos informaron que el ataque, registrado hacia las 5:50 p. m. locales, fue perpetrado con armas largas.

El tiroteo había comenzado en un restaurante McDonald’s cercano al centro comercial Olympia, indicó una fuente policial. Según el rotativo Bild, el hombre corrió luego por el centro comercial, donde disparó a varias personas antes de huir en dirección a una estación de metro.

En un video que circuló en redes sociales se ve cómo un hombre, a la salida del restaurante, le dispara a un grupo de jóvenes, que salieron corriendo.

Un hombre empleado de una de las tiendas del centro comercial indicó que se cruzó con el atacante: “Miré en su dirección, disparó a dos personas y me escapé del edificio escalando una pared. Y allí había cadáveres y heridos”, contó. Añadió que el autor del tiroteo “calzaba botas militares y llevaba una mochila”.

Una joven mencionó un movimiento de pánico cuando se disponía a entrar en el local de la cadena estadounidense de comida rápida. “Estábamos entrando para comer (...), luego se produjo un movimiento de pánico” y la gente salió corriendo. La joven oyó tres disparos, “niños que lloraban, la gente se precipitó hacia la salida presa del pánico”, añadió.

Durante las pesquisas, la policía había informado que había encontrado el cadáver de una persona a más o menos un kilómetro de distancia del centro comercial que podría ser del atacante.

Un robot antiexplosivos inspeccionó su mochila. Poco después se confirmó que era solo uno el atacante y que se habría suicidado, aunque no se especificó si se trataba de la misma persona.

La policía desmintió que se hubiera producido un segundo tiroteo.

Ataques armados e intentos de atentado en el 2016

1. Wurzburgo

18 de julio. Un joven refugiado afgano de 17 años dejó heridas a cuatro personas luego de atacarlas con un hacha y un cuchillo en un tren de Wurzburgo. El atacante fue abatido por la Policía.

2. Viernheim

23 de junio. La policía mató a un hombre armado que se había atrincherado en un cine de la ciudad de Viernheim (oeste). Los rehenes que tomó el atacante no resultaron heridos.

3. Düsseldorf

2 de junio. Las autoridades dijeron que habían frustrado un proyecto de atentado del Estado Islámico (EI) y detenido a tres sirios, cuyo plan era hacerse estallar en el centro de Düsseldorf (oeste).

4. Berlín

4 de febrero. La policía desmanteló una presunta célula terrorista que operaba en Berlín. Al parecer, los dos sospechosos argelinos planeaban un atentado en la capital alemana.

Las calles se vaciaron en un abrir y cerrar de ojos tras el atentado

Solo los penetrantes sonidos de las sirenas rompían el silencio en plena noche estival en las calles súbitamente desiertas de Múnich, en estado de alerta después del tiroteo de ayer en uno de los centros comerciales más grandes de esta importante ciudad económica bávara.

La policía de Múnich pidió a los habitantes de la tercera ciudad de Alemania, con millón y medio de habitantes, que no salieran de casa porque estaban fugados al menos tres presuntos tiradores. Las calles se vaciaron en un abrir y cerrar de ojos mientras los transportes urbanos se interrumpían en esta ciudad normalmente muy animada, en la que tienen su sede muchos estandartes de la economía alemana.

No circulaba ningún metro ni tren regional y varios helicópteros sobrevolaban sobre todo el norte de la ciudad, donde se encuentra el centro comercial atacado, a poca distancia del estadio Olímpico donde se celebraron los Juegos Olímpicos de 1972.

En un barrio próximo al lugar del tiroteo, unos niños con sus familias celebraban la fiesta del verano en su escuela cuando todo se interrumpió bruscamente y cada cual volvió a casa rápidamente caminando o en auto. Varios bares y cafés cerraron las persianas mientras que la televisión alemana difundía imágenes de calles desiertas.

Un helicóptero policial sobrevoló también una zona de viviendas a muy baja altitud.

En las inmediaciones del centro comercial, que cuenta unas 135 tiendas en dos plantas, estaban aparcados numerosos vehículos de socorro y bomberos.

Hoteles y vecinos propusieron alojamiento en las redes sociales a las personas bloqueadas en Múnich.

AFP Y EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.