Arthur Rimbaud, un espíritu rebelde

Arthur Rimbaud, un espíritu rebelde

A 125 años de su muerte, poetas colombianos decidieron homenajearlo con el libro 'Estación Rimbaud'.

notitle
22 de julio 2016 , 06:44 p.m.

Una de las mentes del siglo antepasado más lúcidas y que supo sobrellevar, al mismo tiempo, una vida crapulosa, fue el poeta francés Arthur Rimbaud.

Nacido en el pueblito de Charleville (Francia), el poeta fue un espíritu rebelde que a los diecinueve años ya había escrito los mejores versos, y había lanzado en sus 'Cartas del vidente' los mensajes más lúcidos sobre la raza humana.

En la primera carta remitida a su profesor Georges Izambard, en la cual el poeta lanza la sentencia de que “hay que ser vidente” a través de un “razonado desarreglo de todos los sentidos”, el joven provinciano acuña, por primera vez, el concepto clásico que iba a cambiar el destino de los seres humanos: “Je est un autre” (Yo soy otro).

Concepto que más tarde retomarán Sigmund Freud y Emmanuel Lévinas para definir la naturaleza compleja, múltiple y cambiante del ser humano.
Luego de las ‘Cartas del vidente’ vendrá el poema: Una estación en el infierno donde, ante una Francia amenazada por la invasión de los prusianos y los albores de la Comuna de París, el poeta ha perdido toda esperanza y sentencia que la “desgracia es su dios”.

Después vendrá el episodio turbulento con el escritor Paul Verlaine, quien, casado con Mathilde Mauté, decide invitar a su casa a Rimbaud, con quien mantendrá una relación amorosa. El joven lo había seducido con el poema: ‘El barco ebrio’, en el cual nos dice en unos de sus versos que si él desea alguna agua de Europa, esta se haya en la “charca negra y fría” del mes de mayo.

El final de la relación con el viejo Verlaine es trágico. El poeta simbolista le dispara un balazo en la muñeca al joven poeta, y el viejo mañoso termina en la cárcel. A partir de este instante, Rimbaud vagará por Francia, Inglaterra y Alemania, y terminará en África, traficando con oro, marfil y esclavos.

Al cumplirse 125 años de su muerte, los poetas colombianos Juan Manuel Roca y Fernando Rendón decidieron hacerle un homenaje al poeta maldito, publicando el libro 'Estación Rimbaud'.

Tanto Roca como Rendón bebieron en su juventud de la poesía de Rimbaud, y desde sus atalayas poéticas han mantenido un espíritu rebelde que los ha salvado de la genuflexión, el autoelogio y el egotismo virtual.

'Estación Rimbaud' es un libro bello y necesario ilustrado por Pablo Picasso, Étienne Carjat, Jean Cocteau y Darío Villegas, entre otros, y contiene textos exquisitos de Jack Kerouac, Albert Camus, Isabelle Rimbaud, Yves Bonnefoy, Jorge Bocanegra, Héctor Rojas Herazo, Jorge Torres y Tallulah Flórez, entre otros.

Después de su periplo solitario por el noreste africano, Rimbaud, el “gran enfermo, el gran criminal, el gran maldito y el sabio supremo”, terminó su existencia en el hospital de la Concepción de Marsella, donde le fue amputada su pierna derecha, y murió por una gangrena.

Ver: http://ntc-libros-de-poesia.blogspot.com.co/2016_06_19_archive.html


Fabio Martínez

www.fabiomartinezescritor.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.