Inmarcesible e irrepetible

Inmarcesible e irrepetible

No coincido con el arrebato triunfalista de cambiar el himno antes de que llegue la paz.

22 de julio 2016 , 05:00 p.m.

Bastante ruido ha causado la idea de añadirle al himno nacional una estrofa que hable del proceso de paz, incluso algunos columnistas como Fernando Quiroz piden cambiarlo por uno nuevo, porque el actual es horroroso y desactualizado, según comentan.

Empecemos por analizar lo que cuesta enseñarle a los colombianos un simple verso: Cuñas, pauta, impresos y eventos por doquier, aún sin incluir los costos de producción y distribución nacional de la nueva versión. Si hablamos de cambiarlo del todo, toca multiplicar exponencialmente la suma anterior y extender la enseñanza del nuevo himno al largo plazo, una campaña bastante cara. Claro, la idea viene de publicistas bien intencionados que se vinculan así a los nuevos aires que se respiran en Colombia por el fin del conflicto, pero, ¿No contemplaron la suspicacia que se dispara con esta iniciativa? Quizás no, pero poner a rodar este debate ya los hace ver como candidatos para quedarse con el contratico.

No faltará el congresista visionario que radique la ley para cambiarlo, ni los cientos de músicos inspirados que sueñan con pasar a la historia con una nueva tonada para empezar todos los actos oficiales y los partidos de la selección. Ya se oyen voces como la de Piedad Córdoba que consideran de vital importancia crear un nuevo canto a la patria, uno que hable del nuevo país. Propongo que esperemos a ver si somos capaces de construir un nuevo país, y entonces sí cantarle a esa gesta constructiva, que hable de la transformación de Colombia en una tierra incluyente y tolerante, pero faltan unos años para que sea realidad tanta belleza.

Soy otro mas de los que no entienden su letra, (de hecho, hasta ahora me entero de que inmarcesible significa inmarchitable…), pero no estoy de acuerdo con el arrebato triunfalista de cambiarlo antes de que suceda la paz. Por ahora, sugiero abrirle espacio a los autores que saben escribir canciones esperanzadoras para que su música motive a los colombianos a apostarle a esta nueva oportunidad. Hablo de músicos como Cesar López o Martha Gómez, que saben apaciguar los egos alborotados con arrullos y llamados a la reconciliación. Así nuestro himno sea irrepetible, sugiero dejarlo inmarcesible por ahora, mientras nos reconciliamos de verdad.

ÓSCAR ACEVEDO
Músico y crítico musical
acevemus@yahoo.com 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.