La faceta intelectual del empresario antioqueño Nicanor Restrepo

La faceta intelectual del empresario antioqueño Nicanor Restrepo

Nicanor Restrepo Santamaría investigó el desarrollo del sector privado en su departamento.

notitle
21 de julio 2016 , 09:48 p.m.

Se ha escrito sobre la vida y actividad empresarial de Nicanor Restrepo Santamaría, se han exaltado sus virtudes como dirigente y como ciudadano y se lamentó su temprana ausencia, con lo cual la región perdió un guía en el mejor de sus momentos vitales.

Sin embargo, el otro Nicanor y su legado intelectual, recogido en su tesis 'Empresariado antioqueño y sociedad 1940-2004, influencia de las élites patronales de Antioquia en las políticas socioeconómicas colombianas', no ha sido suficientemente analizado.

Este ensayo fue elaborado en la madurez del autor, con la dirección del prestigioso colombianista francés Daniel Pécaut.

Fue presentado como tesis de Doctorado en sociología política en la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París (Francia), y sustentado en junio del 2009. La presentación le mereció el mayor galardón académico de ese destacado Centro de Estudios, mention très bien avec les félicitation du jury.

Para entender el desarrollo de Antioquia

Inicialmente, en el estudio el autor hace una muy completa síntesis de la región.
Antioquia, dicho sea de paso, tuvo tres o cuatro décadas atrás su momento estelar de interés para los investigadores nacionales y extranjeros, coincidiendo con el excelente trabajo del Manual de Historia de Colombia, que orientó el profesor Jaime Jaramillo Uribe y el historiador Jorge Orlando Melo.

La génesis de dicho estudio se produjo en Faes y en la Historia de Antioquia, que coordinó el mencionado profesor Melo. De ella fue gran promotor Restrepo Santamaría, y se gestó en un legendario consejo consultivo que tuvo el periódico El Colombiano de Medellín, en los inicios de los años ochenta del siglo veinte.

Probablemente, uno de los mayores aportes de este trabajo consiste en plantear una segunda etapa del ‘Caso antioqueño’. Debe recordarse de qué manera estudios como los de R. Brew Parsons, Ospina, Everett Hagen, del mismo Jaramillo Uribe, de López Toro, Tirado y Safford, ya plantearon el interrogante del porqué del desarrollo regional, reflexiones que se circunscribían básicamente al siglo XIX y a los comienzos del XX.

Origen de las élites

El tema de las élites, particularmente de las empresariales, no ha tenido mayores avances investigativos en el país.
Tan solo se destacan los trabajos de Sanz Rovner, Dávila Ladrón de Guevara, Luis F. Molina, Gabriel Poveda, el gran estudio de Safford ‘El ideal de lo práctico’ y monografías aisladas sobre dirigentes empresariales, sin desconocer recientes esfuerzos académicos de algunos centros de investigación universitarios.

En sus reflexiones sobre Antioquia, Restrepo Santamaría hace un recorrido sobre la educación, la cual no estuvo ausente de las preocupaciones del autor y de las élites, desde las escuelas de Artes y Oficios del periodo de Berrío en la década del sesenta del siglo XIX, hasta la Escuela de Minas y su influencia en el desarrollo regional y nacional.

Al revisar el papel político y económico de las élites patronales de Antioquia, Restrepo Santamaría, como fruto de su investigación, presenta uno de sus más originales aportes al analizar el origen, la reproducción y la trayectoria de las élites, sustentado en un trabajo de campo que recolecta minuciosamente esa información.

Resalta, asimismo, como característica de este grupo dirigente, sus alianzas con la Iglesia católica, su concepto localista, su cohesión social, su paternalismo y su posterior avance hacia una responsabilidad social empresarial, en la cual se destaca su anticipo a las modernas garantías a los trabajadores o derecho a la seguridad social.

De otro lado, recuerda cómo las grandes agremiaciones empresariales surgieron en la élite antioqueña, particularmente la Asociación Nacional de Industriales, la Federación Nacional de Comerciantes y con anterioridad la Federación Nacional de Cafeteros.

Tampoco olvidó el autor la creación por las élites de organizaciones tan representativas como lo es Proantioquia, y de entidades de filantropía como Fraternidad Medellín, Actuar, Microempresas de Antioquia, las fundaciones Suramericana, Bancolombia, Éxito, instituciones de educación como las universidades Eafit, la Escuela de Ingeniería de Antioquia y el CES.

Dentro de este análisis, Restrepo Santamaría hace la reseña de las vías de comunicación como proyecto unificador de la región y de las élites, desde la obra del Ferrocarril de Antioquia, la conexión con Urabá y con el Caribe, mediante la construcción de la llamada Carretera al Mar, la navegación fluvial, el transporte aéreo, los oleoductos y el metro de Medellín, el cual inició el autor como gobernador.

Abundando en sus reflexiones sobre Antioquia aparecen originales comentarios sobre temas lacerantes de la región, como la violencia partidista de los años cincuenta, a la que sustituyen las guerrillas de las Farc y del Eln, en la mayoría de las zonas de colonización y la ulterior aparición de los grupos paramilitares.

También analiza la economía de la droga, que permeó el país y las trágicas y perversas consecuencias de este desafío social.

Los procesos de paz

Igualmente, hace referencia como tema de gran significación a los diversos procesos de paz que han adelantado diferentes gobiernos, acogidos en forma muy parcial por las élites nacionales y locales.

Sin la menor duda, Restrepo Santamaría fue un caso excepcional o atípico dentro de las élites locales y nacionales, por su persistencia en la búsqueda de la concordia ciudadana, a pesar de malos entendidos, de juicios injustos de cercanos y de lejanos y aun de riesgos personales.

Uno de los más típicos y especiales rasgos de las élites que exalta este ensayo es la no participación de los administradores en la propiedad de las empresas, rasgo que ha continuado en el actual Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) y que marca una gran diferencia con otras regiones, al no confundirse los gestores de los negocios con los propietarios de los mismos, y no estar asociado el prestigio y privilegio a la riqueza patrimonial del individuo.

El cambio de modelo

Un interesante episodio de la historia económica regional y nacional que atañe al comportamiento de las élites, estudiado por Restrepo Santamaría, está enmarcado dentro del dramático cambio sucedido a finales del siglo pasado y el comienzo del presente, cuando se sustituyó en el país el modelo tradicional de proteccionismo económico y se inició un proceso de liberalización y globalización, que ocasionó la fractura y el debilitamiento de las organizaciones gremiales, particularmente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), en la cual convivían sin acuerdo proteccionistas y liberalizadores.

Este muy interesante periodo coincide con la expansión de la actividad industrial regional y con la consolidación del GEA, cuya muy particular conformación y funcionamiento ha dado lugar a múltiples análisis y estudios de escuelas de negocios y en general de la academia.

A su vez, se resalta su blindaje que operó contra la participación del narcotráfico en la gran empresa antioqueña, que la salvaguarda, pese a su ubicación en un lugar donde florecieron muy poderosas organizaciones mafiosas.
Paradójicamente, en esta fase económica recesiva del país crecieron en forma contracíclica las empresas del GEA. A propósito, la explicación sobre la estructura, formas de manejo del poder, relevancia económica del GEA, son reveladas sin ambigüedad por Restrepo Santamaría, quien, con autoridad y objetividad, precisa los alcances de esta formidable organización empresarial.

Unas últimas reflexiones de Restrepo Santamaría, de gran interés en estos momentos regionales, es la importancia menor que les asigna a las relaciones de la élite empresarial regional con los gobiernos locales, desde la óptica de los negocios, dado el muy bajo nivel de transacciones o de relaciones económicas existentes con el municipio y con el departamento, y sumada a la escasa capacidad de regulación de los gobiernos locales.

Según él, se limita esta relación a una cooperación voluntaria y benéfica en proyectos de salud, de solidaridad, de seguridad y de infraestructura; es decir, de beneficio común.

Este singular trabajo, sociológico y de análisis histórico, económico y político, es el primero que en forma sistemática analiza y caracteriza una élite local colombiana. El autor exhibe un especial coraje testimonial, al ser uno de los más conspicuos actores de la élite local.

Por último, debe reconocerse la inteligencia, la objetividad y el riguroso trabajo de campo que está detrás de esta fidedigna radiografía regional y, particularmente, de su clase dirigente en el periodo señalado, la cual ha sido definitiva en la historia nacional.

Reitero el pensamiento inicial: merece un gran análisis esta otra obra, o mejor, el otro legado del Gran Nicanor.

RODRIGO PUYO VASCO
Abogado de la U. Pontificia Bolivariana. Docente universitario en Derecho Comercial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.